Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta pide a Endesa menos polución en el puerto coruñés

Alaba el proyecto de Fenosa para descontaminar la estiba de carbón

La Consellería de Medio Ambiente propugna negociar con la Autoridad Portuaria y Endesa un acuerdo para que la eléctrica descargue en un circuito cerrado y cubierto las miles de toneladas de carbón que transporta por mar hasta A Coruña para alimentar su central térmica de Compostilla (León). La Xunta pretende reducir así la contaminación en el Puerto de A Coruña como ya ha hecho Unión Fenosa.

Con esta propuesta, anunciada ayer por el conselleiro, Manuel Vázquez, se pretende acabar con la contaminación que ocasionan las descargas y almacenamiento a cielo abierto de carbón y otros sólidos a granel en el muelle coruñés. Los vecinos de Os Castros, principales afectados, llevan años protestando contra un problema que afecta a miles de personas en una ciudad a merced del viento como A Coruña.

Unión Fenosa, principal importador de carbón en los muelles coruñeses, tiene previsto acabar en mayo una infraestructura con una capacidad de 100.000 metros cúbicos que permitirá la descarga, almacenamiento y transporte en circuito cerrado del mineral destinado a la central térmica de Meirama. La obra, que se demoró ocho años, permitirá reducir la contaminación atmosférica así como la afección a los vecinos por el desprendimiento de partículas. "Es un ejemplo de compromiso empresarial con el medio ambiente de este país, de cómo conciliar una actividad estratégica para Galicia con la reducción de la contaminación", destacó el conselleiro, en referencia a Unión Fenosa, tras visitar el puerto coruñés.

Endesa, que importa un volumen de carbón mucho menor, seguirá no obstante con sus descargas y almacenamiento a cielo abierto en el muelle coruñés de San Diego. Y como la pretensión de la Xunta es que "todos vayan cumpliendo con la normativa medioambiental", es necesario "buscar un acuerdo" con esta empresa para que también utilice un circuito cerrado, anunció Manuel Vázquez. Avanzó incluso como fórmula "idónea" que la eléctrica, reticente a embarcarse en una construcción costosa para un volumen de carbón menor, pueda utilizar la futura infraestructura de Unión Fenosa, que le supuso un desembolso de 25 millones de euros.

Pero las descargas de sólidos a granel -los cereales también generan molestias- no son el único problema medioambiental del Puerto de A Coruña, cuyas autoridades se han propuesto desarrollar "un modelo de gestión" que proteja los recursos naturales. El primer paso consistió en la firma, ayer, de un convenio con la Sociedade Galega de Medio Ambiente (Sogama) para establecer un plan de tratamiento de todos los residuos que generan las actividades portuarias como las flotas mercante, pesquera y deportiva. El acuerdo prevé fomentar, a largo plazo, el uso de energías renovables y nuevas tecnologías para minimizar el impacto medioambiental que generan las distintas actividades del puerto.

Medio Ambiente sostiene que el sector rechazaba el plan acuícola de Fraga

El plan sectorial de acuicultura diseñado por el gobierno de Manuel Fraga no sólo "se llevaba por delante" kilómetros de espacios naturales protegidos, sino que tampoco respondía a las demandas y necesidades del sector, desveló ayer el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez. "Todos los productores del sector consideraban empresarialmente inviable" aquel plan, remachó. Y por ello, el Gobierno bipartito que preside el socialista Emilio Pérez Touriño acordó con las seis grandes firmas de producción de rodaballo, incluida Pescanova, elaborar para junio un nuevo plan que "respete el medio ambiente y tenga en cuenta al sector", indicó ayer el conselleiro en A Coruña.

Vázquez se mostró especialmente molesto por las críticas del PP gallego al acuerdo alcanzado el lunes en Santiago entre Touriño y los representantes de la Asociación de Productores de Rodaballo de Galicia (Aroga). "Parece que el anterior plan

[del gobierno Fraga y suspendido por la actual Xunta] resolvía todos los problemas y el nuevo nace con dificultades, cuando en realidad es todo lo contrario", manifestó el responsable de Medio Ambiente. El nuevo mapa de piscifactorías que está elaborando el Ejecutivo gallego "corregirá", según Vázquez, la afección a los espacios naturales que propugnaba el anterior en el que 12 de las 17 piscifactorías previstas estaban en zonas protegidas de la Red Natura. Y "se pactará la viabilidad empresarial de cada proyecto", insistió.

Las grandes firmas que integran Aroga reconocieron que el anterior plan de acuicultura no respondía a las demandas del sector. Estas empresas tienen en cartera inversiones millonarias pendientes de la aprobación de ese nuevo plan, que esperan diferente del aprobado en 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 2007

Más información