Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta ofrecerá a todos los alcaldes la presencia de brigadas contraincendios

Los efectivos contra el fuego podrán ser movilizados para actuar en otros ayuntamientos

La Xunta ofrecerá a todos los ayuntamientos la presencia en su territorio de brigadas contraincendios, que por primera vez este año dependerán funcional y orgánicamente de la Consellería de Medio Rural, con la única excepción de los 49 grupos municipales de intervención rápida y las 31 brigadas de las comunidades de montes. El titular de este departamento, Alfredo Suárez Canal, se comprometió ayer a que las brigadas atiendan primero los incendios del municipio en el que estén ubicadas, si bien podrán ser destinadas a otro territorio en función de las necesidades del operativo.

La coordinación entre la Consellería de Medio Rural y los ayuntamientos dio pie a una enorme controversia durante la campaña del año pasado, especialmente en el mes de agosto, cuando se quemaron más de 80.000 hectáreas de monte. Por ese motivo, y "sobre la base de lo existente", el operativo pretende, según el conselleiro, "mejorar aquellos aspectos que pusieron de manifiesto que el dispositivo no era capaz de responder adecuadamente a situaciones extremas".

La lucha contraincendios sumará este año la participación de casi 6.000 personas, de las que 4.315 forman parte directamente del operativo de brigadas. Las más numerosas serán denominadas de "refuerzo de peligro alto" (1.750 efectivos), que estarán operativas durante cuatro meses, aunque el primero se dedicará integramente a formación. Les siguen en importancia los 735 miembros de los Grupos de Intervención Rápida y los 574 integrantes de las brigadas fijas (ambos dispositivos operan durante todo el año). El resto del operativo se reparte entre las brigadas fijas-discontinuas (427 personas), la vigilancia móvil (360), las brigadas de montes mancomunados (217), los grupos locales de pronto auxilio (135) y las brigadas especiales (117).

Este diseño, en comparación con el de 2006, duplica las brigadas móviles, amplía las especiales, moderniza la flota de vehículos y crea un grupo central de apoyo para afrontar incendios especialmente peligrosos.

Incendios peligrosos

Los incendios de grandes dimensiones, favorecidos por las condiciones climatológicas, preocupan especialmente en la Consellería de Medio Rural a la vista de los pronósticos que apuntan a un verano de altas temperaturas y a la persistencia de la sequía.

Además, entre las novedades del plan de este año destaca la incorpo

ración al protocolo de actuación en caso de incendio la obligación de avisar al alcalde del municipio afectado en calidad de jefe local de protección civil. Y, sobre todo, explicó el conselleiro, un modelo organizativo que trata de "evitar las adscripciones orgánicas que pueden distorsionar la operatividad del mando único en los protocolos de extinción de incendios".

Medio Rural ofrecerá a todos los municipios la posibilidad de destinar brigadas a cada uno de ellos, aunque estarán bajo el mando de la Xunta. Aunque sus efectivos darán prioridad a los incendios de los ayuntamientos en los que estén ubicados, podrán ser destinados a otros municipios en función de las necesidades. Suárez Canal detalló también los medios aéreos disponibles para este año y que incluyen 23 aeronaves dependientes de la Administración gallega (entre helicópteros y aviones), un mínimo de ocho aviones dependientes del Ministerio de Medio Ambiente y un helicóptero de gran carga que será destinado a Galicia antes de que comience la época de máximo riesgo.

El Partido Popular se apresuró ayer a descalificar el operativo contra el fuego que prepara la Xunta para este año. Su portavoz parlamentario en la materia, el diputado orensano Roberto Castro, se mostró "escéptico" ante las medidas anunciadas porque el conselleiro "carece de credibilidad".

Suárez Canal sigue siendo, a ojos del PP, "el responsable político directo de la ola incendiaria registrada en Galicia el verano pasado sin que la Xunta fuese capaz de coordinar adecuadamente los medios disponibles y habilitar las medidas extraordinarias que requería una situación de esa magnitud".

Castro, quien ya ha solicitado oficialmente una comparecencia parlamentaria urgente del conselleiro de Medio Rural para que explique a los miembros de la Cámara el plan contraincendios previsto para este año, sostiene que "en la política de lucha contra el fuego el Bloque Nacionalista Galego ya demostró sobradamente su fracaso de la mano de gestores como Alfredo Suárez canal y su equipo".

Las labores de regeneración de los espacios quemados se ocuparán este año de un centenar de montes

Un total de 11,4 millones se dedicarán este año a financiar, gracias al fondo de compensación aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente, la retirada de madera quemada, la repoblación mecanizada de estos terrenos con especies frondosas caducifolias y coníferas, la limpieza y apertura de cortafuegos, la construcción de nuevos accesos al monte y la realización de diversos tratamientos en el eucalipto y otras especies coníferas.

A lo largo del primer semestre está previsto actuar sobre 56 montes, una cifra que se extenderá al centenar a lo largo del año.

Las actuaciones en materia de prevención consumirán en 2007 un total de 34 millones de euros en un intento de desarrollar una nueva política forestal. La partida más importante (9 millones) se dedicará a colaborar en la limpieza de áreas de protección alrededor de núcleos de población en un mínimo de 210 municipios gallegos, lo que supondrá limpiar 2.200 núcleos rurales antes de junio, fecha de comienzo de la época de máximo riesgo. Gracias a este programa, Medio Rural pretende intervenir en más de 10.000 hectáreas de zonas sensibles por su proximidad a viviendas y otras propiedades.

Al mismo tiempo, Medio Rural dedicará otros 2,1 millones a financiar convenios con ayuntamientos destinados a desbrozar los márgenes de carreteras y pistas rurales. Otros 2,7 millones servirán para adquirir motobombas destinadas a los municipios gallegos y 6,3 se dedicarán a la realización de obras preventivas como cortafuegos, señalización de puntos de agua y limpieza de pistas forestales.

La Consellería subvencionará además las tareas de limpieza y prevención que realicen los titulares del monte (2,8 millones) y gastará otro millón de euros en acciones de formación y divulgación, incluidas las que afectarán los trabajadores que se incorporen al dispositivo de extinción con el fin de mejorar su profesionalización y respuesta contra el fuego.

La nueva política forestal de Medio Rural incluye partidas dedicadas la ordenación y tratamiento silvícola de bosques ubicados en zonas rurales (3,8 millones) y la promoción de niveles óptimos de aprovechamiento de la biomasa residual. En esta tarea, explicó el conselleiro, Medio Rural buscará "el mayor número de apoyos y complicidades posibles", porque parte "prácticamente de cero". Para conseguirlo, se gastarán dos millones de euros para financiar actuaciones en 120 montes de 60 municipios diferentes.

Todo ello sobre la base de la nueva Lei de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestales, aún en trámite en el Parlamento de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 2007

Más información