Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamamiento a los ciudadanos para perseguir a los incendiarios

El conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, no dudó ayer en hacer un llamamiento a los ciudadanos "a la persecución de los delincuentes" que incendian los montes y "a la denuncia de las prácticas negligentes" que derivan en siniestros forestales, como son las quemas de rastrojos, prohibidas durante el período de máximo riesgo y sometidas a autorización previa el resto del año.

Entre las novedades del plan contraincendios de este año se cuenta, precisamente, la utilización de grupos de voluntarios para participar en tareas de prevención y vigilancia de los montes, así como agrupaciones de defensa contra el fuego formadas por propietarios tanto de montes particulares como mancomunados y por cooperativas de maquinaria agrícola.

Está por ver todavía el alcance de la colaboración que prestará este año el Ejército al operativo contra el fuego y que está pendiente de la demanda que el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, planteará hoy mismo en Santiago al Gobierno a través del titular del Ministerio de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. La presencia de militares y de efectivos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado tiene un gran efecto disuasorio, admitió el conselleiro, aunque sólo si "es muy significativa". Touriño y Rubalcaba discutirán también la creación de un grupo especial de investigación contra el fuego.

El recurso al Ejército no es nuevo en la lucha contra incendios en Galicia, donde la Xunta acude desde hace años a los militares para reforzar la vigilancia en la época o en las zonas de máximo riesgo. La única excepción fue la campaña del año pasado, durante la cual la Xunta no solicitó la ayuda de Defensa.

Vigilancia todo el año

En cualquier caso, uno de los objetivos centrales este año será la persecución de los delincuentes y de las negligencias, no sólo durante los meses de máximo riesgo sino durante todo el año. El nuevo dispositivo, explicó Suárez Canal, contribuirá "en buena medida" a perseguir los delitos incendiarios en colaboración con las fuerzas policiales.

La lucha contra el fuego, señaló el titular de Medio Rural, "es de todos y debe comenzar por el rechazo social de cara a las personas que cometen este tipo de delitos y por su persecución, para ir poco a poco desterrando esta actividad criminal de nuestra sociedad, al mismo tiempo que se reducen también los comportamientos negligentes".

Sin poner fin a la actividad delictiva, añadió el conselleiro, no se podrá iniciar la senda definitiva de la erradicación de los incendios a través de la ordenación forestal y las tareas de prevención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 2007