Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP de Valencia culpa también a la oposición del plan anulado en Orriols

Barberá se niega a recordar a los abogados de Atocha sin rememorar a Gregorio Ordóñez

La sentencia del Supremo que anula el plan parcial en Orriols y una propuesta de reivindicación de la memoria de los abogados de Atocha fueron ayer los dos temas estrella del pleno del Ayuntamiento de Valencia. El concejal de Urbanismo acusó al PSPV de no vigilar su error en Orriols, mientras que Barberá se negó a reivindicar a los letrados (asesinados hace justo 30 años) sin recordar también al concejal del PP Gregorio Ordóñez (asesinado por ETA un 23 de enero).

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, parecía atenta a otros asuntos mientras su jefe de Urbanismo, Jorge Bellver, trataba de compartir con los socialistas la responsabilidad por la sentencia en su contra dictada el pasado miércoles por el Tribunal Supremo. "Entiendo que se alegren por un fallo en contra de este gobierno, pero si nosotros obramos de manera errónea por malicia, ustedes hicieron lo mismo por no vigilar", espetó el edil, sin sonrojarse, a la oposición.

Rafael Rubio, portavoz del PSPV, protestó adjuntando al debate un informe de 1996 de un técnico municipal que aconsejó exponer públicamente el concurso de adjudicación de la parcela en cuestión. El edil de Urbanismo de entonces no hizo caso, y diez años después el ayuntamiento ha sido obligado por el Supremo a publicitar el concurso adjudicado ilícitamente e indemnizar a la empresa perjudicada por el error.

"Sé que las tramas urbanísticas les ponen cachondos", contestó en su turno de palabra Bellver, "pero ninguna empresa se benefició ilegalmente de este mero error formal". Rubio lanzó a Barberá una acusación de tráfico de influencias para beneficiar a determinadas constructoras. La alcaldesa no se inmutó. Durante la hora aproximada que duró este punto del debate, se limitó a leer reiteradamente mensajes en su teléfono móvil.

Sí tomó la palabra en el siguiente asunto conflictivo. Una moción socialista pidió a Bellver, muy activo durante el pleno, un plan que detalle las necesidades eléctricas de la ciudad de Valencia. Según el concejal Francisco Carsí, la primera edil se opone a la construcción de una subestación en el barrio de la Alameda. Opinión negada de inmediato por Barbera que contraatacó: "Rubio, controle a los suyos que parece que están nerviosos con la elaboración de las listas electorales".

Una moción del concejal de Esquerra Unida, Antonio Montalbán, elevó la política municipal al plano nacional. El edil pidió el recuerdo expreso del Pleno a los abogados de Atocha, asesinados hace justo 30 años a manos de un comando terrorista de extrema derecha. El grupo popular se negó a hacerlo sin más. Pidió que también se homenajeara Gregorio Ordóñez, concejal del PP asesinado por ETA un 23 de enero de 1995. "No mezclen por favor", pidió Rubio. "Pero qué les cuesta", lamentó Montalbán. A final, tras unos minutos de receso, acordaron un recuerdo conjunto y expreso de todas las víctimas del terrorismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2007