Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Dos grapos, únicos fallecidos por huelga de hambre en España

Dos miembros de los GRAPO, Juan José Crespo Galende, en 1981, y José Manuel Sevillano, en 1990, son los dos únicos reclusos fallecidas por huelga de hambre en España.

El primero falleció en la ciudad sanitaria La Paz, de Madrid, como consecuencia de una insuficiencia respiratoria y una hemorragia generalizada después de permanecer en huelga de hambre durante más de tres meses. Protestaba por la dureza del régimen penitenciario del penal de máxima seguridad de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), donde estaba recluido. Crespo había rechazado el alimento, pero debido a su precario estado de salud había sido sido alimentado con suero, aunque no fue suficiente para que superase una bronconeumonía. Tenía 28 años.

José Manuel Sevillano Martín falleció el 25 de mayo de 1990 por una parada cardiaca en el Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. Tenía 30 años. El fallecido había iniciado la huelga de hambre junto con otros 60 miembros de los GRAPO el 30 de noviembre de 1989 para protestar por la política penitenciaria de dispersión adoptada por el Gobierno.

El Gobierno había ordenado la alimentación forzosa de los huelguistas, pero la organización terrorista asesinó al médico José Ramón Muñoz, el 27 de marzo de 1990 en Zaragoza.

En el momento del fallecimiento de Sevillano, todavía estaban en huelga de hambre 38 miembros de los GRAPO, y al menos dos de ellos, Jaime Simón Quintela y Joaquín Calero Arcones, se encontraban en estado crítico. Sin embargo, ambos se recuperaron, aunque les quedaron secuelas, ya que tras la muerte de Sevillano, Manuel Pérez Martínez, Camarada Arenas, máximo jefe del grupo ordenó el cese de la medida de protesta.

En ninguno de los casos el Gobierno de turno, ni los tribunales contemplaron la posibilidad de conceder la libertad provisional o la prisión atenuada para los huelguistas.

El caso de Esteban Nieto

Los tribunales sí accedieron a la puesta en libertad, por padecer cáncer terminal, del etarra Esteban Esteban Nieto, compañero de De Juana en el comando Madrid de ETA. Esteban Nieto falleció el 26 de septiembre de 1999, en su domicilio de Tolosa. Contaba 44 años. Había sido excarcelado el 7 de abril de ese mismo año por "padecer una enfermedad irreversible e incurable". A pesar del criterio contrario del entonces fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, la Administración penitenciaria y dos de las secciones de lo Penal de la Audiencia decidieron concederle la libertad condicional.

El caso no es aplicable a De Juana, ya que en la actualidad, el etarra tiene la condición de preso preventivo, puesto que la condena de 12 años y medio por amenazas terroristas que le impuso la Audiencia Nacional está recurrida ante el Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de enero de 2007