Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

'Rebelión' en la Audiencia Nacional para impedir la libertad provisional de De Juana

Un grupo de magistrados que se inclina por la prisión atenuada logra llevar al pleno la decisión

Un grupo de magistrados de la Audiencia Nacional, encabezados por Alfonso Guevara, consiguió ayer, tras recabar las correspondientes adhesiones, que sea el pleno de la Sala de lo Penal, en lugar del tribunal al que le correspondía, el que decida sobre la situación personal del dirigente de ETA Iñaki de Juana Chaos, que corre un alto riesgo de morir tras permanecer 78 días en huelga de hambre. La rebelión de los magistrados se desató cuando se supo que el tribunal se inclinaba por la puesta en libertad provisional de De Juana, en lugar de la prisión atenuada que había reclamado el fiscal.

Guevara dice que tomó la iniciativa por el precedente que puede significar para el futuro

Todo se enredó en pocos minutos. Los magistrados Manuela Fernández de Prado, Carmen Paloma Pastor y Ángel Hurtado -ponente- estaban deliberando a primera hora de la tarde sobre la situación carcelaria de De Juana, que cumple prisión provisional por amenazas. Habían recibido ya el dictamen de los facultativos del Hospital Doce de Octubre, que expresaba el riesgo para la vida del etarra en caso de reanudar la alimentación parenteral, y los informes del fiscal, la defensa y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que actúa como acusación.

Los miembros del tribunal se inclinaban por conceder la libertad provisional al recluso, en contra del criterio expresado por el fiscal, que propugnaba que le fuera aplicada la prisión atenuada en su domicilio con la vigilancia exterior que se considere precisa y la asistencia médica que necesite para paliar el cuadro clínico que padece.

El tribunal no pensaba notificar ayer su resolución, para poder redactar los argumentos jurídicos con calma y con solidez. Sin embargo, su postura llegó a oídos del magistrado Alfonso Guevara, quien en una reacción fulminante mantuvo varias reuniones con algunos de sus compañeros y consiguió reunir al menos nueve firmas para abocar el caso al pleno.

Los integrantes del tribunal. Manuela Fernández de Prado, Ángel Hurtado y Carmen Paloma Pastor, partidarios de la libertad provisional de De Juana, eran contrarios a que el caso se llevara al pleno, pero no pudieron evitarlo. Podrían haber notificado el auto en ese momento, pero no lo tenían preparado y, además, la acción de Guevara cumplía el requisito del artículo 197 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Este precepto establece que aunque bastan tres magistrados para formar un tribunal, "podrán ser llamados, para formar sala, todos los magistrados que la componen, aunque la ley no lo exija, cuando el presidente, o la mayoría de aquéllos, lo estime necesario para la Administración de justicia".

Guevara se había asegurado los votos de la mayoría de la Sala, integrada por 17 magistrados, ya que su presidente, Javier Gómez Bermúdez, tiene que abstenerse por haber sido uno de los amenazados por De Juana en uno de los artículos publicados en Gara por los que ha sido condenado.

Guevara afirmó que había adoptado la decisión debido a la trascendencia del asunto y el precedente que podría significar para el futuro, en el caso de que otros delincuentes, terroristas o no, pudieran adoptar una postura similar.

En medios de la Sala se considera que la situación a la que ha llegado De Juana no es producto de una enfermedad incurable adquirida o desarrollada en la prisión, sino que obedece a la voluntad del propio etarra, por lo que esa postura no puede suponer un beneficio para él. Sin embargo, también se valora el elevado riesgo de muerte que una prolongación de la alimentación parenteral puede suponer para la vida del etarra. Y nadie quiere que muera en prisión.

La postura de la mayoría de los magistrados de la Sala produjo una conmoción en la Audiencia, especialmente por la apariencia de descontrol. Durante la tarde se produjeron numerosos cruces de llamadas telefónicas con el propósito de reconducir la situación y evitar una fractura judicial. El presidente Javier Gómez Bermúdez aseguraba que confía en el sentido común de los magistrados y en que la decisión que se adopte en el pleno, convocado para las 9.30 de hoy, lo sea por unanimidad.

Frente al núcleo de magistrados partidarios de la libertad provisional de De Juana, hay otros que consideran que no se debe ceder a una coacción de ese tipo. No obstante, la postura mayoritaria parece ser la de apoyar la tesis del fiscal y aplicar el artículo 508 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que permite la prisión atenuada. El precepto establece: "El juez o tribunal podrá acordar que la medida de prisión provisional del imputado se verifique en su domicilio con las medidas de vigilancia que resulten necesarias, cuando por razón de enfermedad el internamiento entrañe grave peligro para su salud. El juez o tribunal podrá autorizar que el imputado salga de su domicilio durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad, siempre con la vigilancia precisa".

Los magistrados que van a participar en el pleno son: Alfonso Guevara, Fernando García Nicolás, Ángela Murillo, Manuela Fernández de Prado, Ángel Hurtado, Carmen Paloma Pastor, Nicolás Poveda, Julio de Diego, Ricardo Rodríguez, Flor Sánchez, Ángeles Barreiro, Fermín Echarri, Clara Bayarri, Fernando Bermúdez de la Fuente, Juan F. Martell, Teresa Palacios y Fernando Grande-Marlaska, aunque algunas fuentes indican que este último debería abstenerse por haber participado en la instrucción del caso De Juana.

Por otro lado, la Audiencia ordenó ayer el embargo de los derechos de autor que De Juana pueda percibir por los tres libros que tiene publicados por la Editorial Txalaparta.

[La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, pidió ayer respeto para lo que decida la Audiencia Nacional. "Es a los jueces a los que corresponde decidir la situación penitenciaria de un preso preventivo. Y sobre su decisión no cabe lanzar sombras de sospecha, porque no es responsable", argumentó en Bilbao, donde acudió a recoger un premio de la Fundación Ramón Rubial. "Las decisiones de los jueces se respetan siempre", subrayó, informa Aitor Guenaga].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de enero de 2007