Análisis:A LA PARRILLAAnálisis
i

Geometría HBO

Cuando nuestras parrillas van a estrenar series estupendas conviene saber cuáles serán de antemano estupendas. Y hay un método. No es que todas las series HBO (la cadena USA de pago) sean magníficas por definición, pero las ficciones manufacturadas por el modo de producción HBO casi nunca defraudan, suelen ser muy superiores a los actuales estrenos de Hollywood, incluido Sundance, y siempre marcan tendencia. Y no por magia simpática, por materialismo grosero.

Miren ustedes, el cine nunca estuvo financiado por los gustos de sus cinéfilos, mientras que el modo de producción HBO sólo fabrica historias para sus abonados teléfilos. Ésa es la diferencia y ahí reside el intríngulis. De un tacazo se eliminan los dos cánceres y se liquidan las respectivas hipotecas generalistas de la pantalla de tela y la pantalla de la tele: el box office y el share. O sea, no sólo no hay que estrenar en sala sino que no hay que cortar para meter publicidad. Es lo primero que advierte el jefe de ficciones de HBO a los guionistas novicios que entran en su despacho de Los Ángeles: "Olvídense del formato, el género, las estrellas, la duración, el happy end, el estreno, la comercialidad, la realización y otras pamplinas. Actúen como novelistas".

Palabras que ningún productor cinematográfico / televisivo del planeta, incluidos los editores de novelerías, osaría pronunciar. Porque si no tienes que sujetarte a la hora y media, la taquilla, los cortes publicitarios, el reparto estelar, la división por edades y géneros, el marketing, lo políticamente correcto o sencillamente la pasta; si este muy inédito modo de producción capitalista de ficciones audiovisuales sólo te exige calidad, pues que nadie se atreva a entrar en la academia platónica de HBO sin conocer esa nueva geometría serial que edificó A dos metros bajo tierra, Roma, Los Soprano, Elizabeth I, este Big love mormón (me pido el comentario), el próximo Seis grados y a la espera del desternillante Courb your enthusiam de Larry Davis. De pequeño, yo era fan RKO de la misma manera que ahora estoy influido por la geometría HBO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de enero de 2007.