Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y BNG se felicitan por evitar que Núñez Feijóo impusiera "un Estatuto de segunda"

Touriño y Quintana ponen condiciones para reabrir las negociaciones con el Partido Popular

Los socios de gobierno extrajeron ayer una lectura positiva del fracaso de las negociaciones del nuevo Estatuto. Gracias a la actitud de PSOE y BNG, el Partido Popular fue incapaz de imponer un "Estatuto de segunda", coincidieron ayer en señalar Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana. El titular del Xunta y su vicepresidente recriminaron al popular Alberto Núñez Feijóo su rechazo a la propuesta sobre la identidad de Galicia asumida por socialistas y nacionalistas. Ambos pusieron condiciones al PP para reabrir las negociaciones y apoyaron la convocatoria de un pleno para aclarar posturas.

Touriño y Quintana aprovecharon sendos actos de partido para afear al presidente del PP gallego las propuestas que formuló en la reunión del pasado día 17 en la residencia oficial del presidente de la Xunta, cuando encallaron las negociaciones. "El acuerdo no fue posible porque Núñez Feijóo no está en condiciones de trazar un proyecto galleguista, firme, sólido y de compromiso con Galicia", acusó Touriño, quien, como presidente del Gobierno gallego, nunca aceptará "un Estatuto que no sirva a Galicia, por debajo de los de otras comunidades autónomas".

Ante la comisión ejecutiva y los diputados autonómicos, nacionales y europeos del PSdeG, Touriño aseguró que hizo "lo posible y lo imposible" para lograr un acuerdo. Lo posible consiste en los avances logrados por la ponencia parlamentaria, que consensuó un texto que espera recuperar en el futuro. Lo imposible lo concretó en intentar que el presidente del PP de Galicia diera el sí al proyecto, pero "ese partido del no le ganó la partida a Galicia y a la reforma". Los gallegos, agregó, necesitan un Estatuto de primera. "Lo que nunca haré es faltarle a la ciudadanía y embarcar a Galicia en una posición de segunda", subrayó.

En términos muy similares se refirió Anxo Quintana ante el Consello Nacional del BNG a las negociaciones y a la postura de Núñez Feijóo. Tras confesar su tristeza por el fracaso de las conversaciones, manifestó su "orgullo y satisfacción" por el trabajo realizado por su formación política. El Bloque "no elude ninguna responsabilidad" en el fracaso, ya que era un trabajo de tres partidos, "pero se siente responsable de que Galicia no tenga un Estatuto de segunda" y de carácter "regional", lo que sería "peor para el país".

También en el rechazo a seguir negociando con el PP se aproximaron las posturas de los líderes del PSOE y del Bloque. Después de que Núñez Feijóo se resistiera a dar por cerradas las conversaciones tras el intento fallido del 17 de enero, Touriño y Quintana formularon sus condiciones al líder del PP. Por parte del secretario general del PSdeG, "no traicionar los intereses de este país, por estrategia de partido o porque nadie lo imponga". Por parte Quintana, "que cada uno ponga encima de la mesa su propuesta por escrito", como hizo el BNG en esta ocasión.

Pleno extraordinario

Para el portavoz nacional del Bloque, las negociaciones también dependerán de un cambio en el escenario político, que calificó de "enfrentamiento brutal entre el PP y el PSOE", lo que a su juicio ha entorpecido el acuerdo en Galicia. "Negociaremos cuando se den las circunstancias. No le ponemos tiempo: pueden ser tres semanas, tres meses o tres años, dependerá del clima político", manifestó al término del Consello Nacional.

Pérez Touriño comunicó a los dirigentes de su partido la petición formulada a la presidencia del Parlamento para explicar ante la Cámara "los argumentos y las conclusiones" de la negociación del Estatuto. La comparecencia se producirá en un Pleno extraordinario que también defiende Anxo Quintana. "Ese Pleno tiene que servir para que Núñez Feijóo explique, entre otras cosas, cómo se puede pasar en año y medio de decir que la cuestión identitaria no era importante, a reconocer ahora que no hay acuerdo precisamente por la cuestión identitaria". El líder nacionalista se mostró partidario de realizar "un esfuerzo para que toda Galicia conozca las posturas de unos y otros y el esfuerzo hecho por todos". "El PP reclama un pleno porque piensa que no lo habrá: pues por el BNG no va a quedar", explicitó.

Todo ello supone una "equivocación grave" del líder popular, dijo Quintana, ya que "se coloca lejos de las posturas de la inmensa mayoría de sus votantes", a los que atribuyó un rechazo a un Estatuto "por debajo del de Cataluña". Touriño, mientras, animó a los dirigentes de su partido a seguir trabajando pese al fracaso de las negociaciones. "No debe ser ni por un segundo objeto de frustración ni oportunidad de parálisis", ya que el PSOE, aseguró, hizo todo lo que estaba en sus manos para cerrar el acuerdo.

Candidaturas en los 315 ayuntamientos

Anxo Quintana compareció ante el Consello Nacional del BNG para dar cuenta del próximo reto de la formación nacionalista: las elecciones municipales de mayo. El primer objetivo será el de presentar candidaturas en los 315 ayuntamientos gallegos. De momento, le faltan 14 pero el portavoz nacional del Bloque se mostró confiado en lograrlo. A continuación, los nacionalistas buscarán mejorar los resultados absolutos en número de votos respecto a anteriores convocatorias electorales. "Tenemos la esperanza de lograrlo", apuntó. Y por último, incrementar el poder institucional del Bloque por una doble vía: más alcaldes y más gobiernos de coalición, a poder ser en las siete ciudades gallegas.

Respecto a las alcaldías, Quintana recordó que el Bloque Nacionalista Galego ya gobierna una de las ciudades de Galicia, Pontevedra, y aspira a hacerlo en "alguna más". En el resto, la meta será participar en los gobiernos municipales. "Aumentaremos las alcaldías en villas intermedias, pero el objetivo son las ciudades y las alcaldías del mundo rural", explicó Quintana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007

Más información