Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Madrid, emblema de la España del PP"

Rajoy presenta a Aguirre y Gallardón como candidatos a las elecciones de mayo

El Partido Popular presentó ayer las candidaturas para el próximo 27 de mayo de Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, respectivamente, como los dos alfiles que despejarán el tablero en la partida de las próximas elecciones generales de 2008. Con este espaldarazo del presidente del partido, Mariano Rajoy, Madrid se convirtió en el "emblema de la España que quiere el PP". Aguirre y Gallardón insistieron mucho en su perfil de buenos gestores, no hicieron la más mínima referencia a sus rivales políticos, y asumieron sin complejos su papel de ejemplo del proyecto del PP para gobernar de nuevo España. En opinión de Rajoy, se trata de "dos candidatos de postín" de los que "la gente se fía".

En un día en que los antecedentes hacían especialmente relevante la intervención de Rajoy, éste habló más tiempo de José Luis Rodríguez Zapatero y de ETA que de sus candidatos en Madrid. Pero lo que sí dejó claro es que considera los 15 años de gestión popular en Madrid como un currículo para La Moncloa. "Madrid es la expresión del proyecto que el PP tiene para España. Es el emblema de la España que quiere el PP". El Madrid del PP tiene "ganas de trabajar con otras regiones para seguir engrandeciendo la nación más antigua de España", dejó dicho.

Rajoy cerraba una espectacular fiesta matutina y arropó a los dos candidatos con la presencia de la plana mayor del PP en un salón de actos de Ifema que se quedó corto de aforo. De fondo, en el escenario, grupos de jóvenes se sentaban en un decorado de cubículos, formando un efecto sospechosamente parecido a un reciente anuncio de Coca-Cola. Una voz femenina hizo las presentaciones, incluyendo la "enhorabuena a rumanos y búlgaros" por su entrada en la UE y un "recuerdo a los ecuatorianos", por las dos últimas víctimas del terrorismo.

Alberto Ruiz-Gallardón, presentado como "un hombre que siempre cumple lo que promete", marcó desde el principio de su intervención una de las ideas principales del acto. "Que nuestra victoria en mayo, como en 1995, es el preludio de lo que necesitamos: que Rajoy sea el próximo presidente de España".

Relato de éxitos

Después realizó en tono arrollador un relato de éxitos de sus cuatro años en el Ayuntamiento. Alquiler: "Nuestra agencia ha dado el doble de viviendas que la del Gobierno". Dependientes: "Mucho antes que la ley del Gobierno atendimos a 100.000 personas dependientes". Economía: "Somos el motor de España. El 11% del PIB español y el 64% del de la Comunidad de Madrid". Empleo: "Tenemos menos paro que Nueva York, Los Ángeles o Londres".

No sería la primera vez que el alcalde mencionaba la ciudad de los rascacielos. Lo haría cuatro veces más. Una de ellas para poner al mismo nivel ambas ciudades: "Esa posición liderazgo, que compartimos con Nueva York, París y Londres, se completará en pocos años gracias a las políticas del Partido Popular" para lograr que Madrid esté incluido entre estas metrópolis "de influencia global".

En la única referencia del día a su principal contrincante, ni lo nombró. "Zapatero ha decidido librar en Madrid la penúltima batalla de su carrera", dijo Gallardón, como si fuera el presidente del Gobierno el que se presenta a las municipales. Era una opinión que ya expresó cuando el PSOE anunció la candidatura de Miguel Sebastián a la alcaldía. "Su partido no ha querido comprometer ni un solo militante" en la pugna por Madrid, incidió Gallardón.

La disyuntiva para los votantes está, para el alcalde, entre un partido que "quiere decir a los madrileños qué tienen que pensar y con qué tienen que estar de acuerdo" y otro, el PP, que ofrece "políticas concretas", y que no trata de imponer sus ideas. Pero sus recados no eran para los socialistas madrileños, sino que apuntaban más alto. Madrid es ejemplo del "compromiso y solvencia de nuestra nación, tan pobremente dirigida en estos momentos".

"Os pido, no para Rajoy, sino para España, que un resultado contundente el 27 de mayo sea el preludio de la victoria de Mariano Rajoy" en las elecciones generales de 2008, concluyó Gallardón entre aplausos.

El vídeo que presentó a Esperanza Aguirre la calificó de pionera: "La primera mujer presidenta de una comunidad autónoma". Lo hizo mostrando imágenes de otras grandes mujeres a la misma altura: Teresa de Calcuta, María Callas, la primera mujer en recibir un Nobel o la primera en viajar al espacio. Aguirre dedicó una buena parte de su intervención (mucho más breve que los tres cuartos de hora de Gallardón) a la situación política en materia antiterrorista. Para ella, la región es "líder del progreso y la solidaridad en España y en Europa" y el "modelo de desarrollo de toda España".

Comentarios de militante

El público que abarrotaba hasta los pasillos del auditorio norte de Ifema aplaudió a rabiar a sus candidatos al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y a su líder nacional.

Además, no se calló a la hora de apuntillar todo lo que se decía desde la tribuna. La cosa empezó con sorna cuando la megafonía anunció al candidato Alberto Ruiz-Gallardón y una mujer mayor soltó a los periodistas de la tribuna: "Porque no hay otro", entre risas.

A continuación, mientras salía en las pantallas de vídeo la imagen de Esperanza Aguirre, la misma voz decía bien claro: "Aguirre es una mujer de verdad". Cuando la presidenta salió a escena, el comentario entre dos señoras era: "Yo la quiero mucho. Cuando le hicimos la campaña nadie daba un duro por ella".

Una mujer de 85 años sentada en la tribuna de prensa disfrutó especialmente de la intervención de Aguirre. "No ponga mi nombre, que tengo familia de los dos bandos", solicitó. Mientras la presidenta hablaba de sus éxitos en kilómetros de metro, hospitales, colegios bilingües y listas de espera, y lo coronaba con que había bajado los impuestos, la anciana exclamaba en alto: "¿Cómo habrá podido hacer todo lo que ha hecho? ¡Qué capacidad!". Desde la otra punta del auditorio, alguien interrumpía a Aguirre con un sonoro: "¡Metro en Las Rosas!".

Aguirre hizo emocionarse a la entrañable señora octogenaria cuando proclamó su patriotismo y anunció a los militantes que aceptaba la candidatura. "¡Porque lo vales!", gritó débilmente la mujer, que después le hizo un comentario a su amiga: "Tengo el libro, que me lo han dejado. ¡Desde pequeñita era así!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 2007

Más información