Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los comercios del metro seguirán en el suburbano hasta 2019 tras alcanzar un preacuerdo con la Comunidad

Metro de Madrid y los comerciantes del suburbano llegaron ayer a un principio de acuerdo por el cual renovarán sus contratos 11 años más a partir de 2008. Además, los comerciantes han conseguido que se incluyan indemnizaciones para aquellos que se vean afectados por las obras que se realicen en el metro en los próximos años.

El acuerdo definitivo, que debe firmarse el próximo viernes, pondría fin a un largo conflicto que comenzó cuando Metromatic, la empresa concesionaria, terminó a finales de 2005 sus derechos de explotación. Los comerciantes debían abandonar en esa fecha sus tiendas, pero tras varias movilizaciones consiguieron que la concesión se renovara hasta 2008. Con el nuevo acuerdo, quedaría renovado 11 años más a partir de esa fecha, o sea, hasta 2019.

Además, los comerciantes tendrían derecho también a indemnizaciones en caso de que las obras que puedan realizarse en el suburbano afecten a sus tiendas. Si el comerciante afectado quisiera, sería reubicado en otro local que estuviera vacío en ese momento y percibiría una suma compensatoria. Pero si decidiera poner fin a su contrato, recibiría una indemnización que, según la Comunidad de Madrid, oscilaría entre 40.000 y 150.000 euros en función del tiempo que restara para la expiración de su contrato.

Además, se creará una comisión de seguimiento del acuerdo formada por representantes de Metro de Madrid y de comerciantes que se reunirá trimestralmente para controlar que se cumplan las condiciones pactadas.

"Mantenemos las movilizaciones previstas hasta que firmemos definitivamente. Pero si se mantiene lo pactado, no habrá problemas", explicó el presidente de la Asociación de Comerciantes de Metro, Francisco Ferrera. Por su parte, José Manuel Pradillo, gerente del Consorcio de Transportes, explicó que "los acuerdos son muy complejos" y que ha sido difícil alcanzarlos. Además, el gerente se mostró muy confiado en que queden ratificados el próximo viernes por la asamblea de comerciantes del metro y cerrar definitivamente el conflicto surgido en el suburbano.

Ferrera se mostró muy crítico con Metromatic, la concesionaria hasta 2008, a la que acusó de "machacar constantemente a los comerciantes". Además, recordó que, en caso de que el acuerdo llegue a buen puerto, a partir del 1 de enero de 2008 habría que negociar el tipo de canon con la nueva concesionaria, que deberá salir elegida a través de un concurso público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 2007