Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis energética en Europa

Berlín reabre el debate sobre la moratoria nuclear alemana

Una frase de la canciller Angela Merkel pronunciada ayer en un programa de la televisión pública alemana ARD volvió a desatar el debate sobre la energía nuclear en Alemania. "Hay que plantearse qué consecuencias tiene el apagado prematuro de las centrales nucleares", declaró Merkel a propósito del cierre del oleoducto ruso Druzhba. Partidarios de poner fin a la moratoria nuclear, los políticos de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), que Merkel preside, se lanzaron ayer a cuestionar este compromiso, como si la energía nuclear, que se usa para generar electricidad, pudiera sustituir al petróleo.

"Con uranio no se puede calentar casas ni alimentar coches", declaró al portal de noticias Spiegel Online el ex ministro de Medio Ambiente verde Jürgen Trittin, responsable de la moratoria nuclear acordada con la industria por el Gobierno socialdemócrata-verde de Gerhard Schröder. "No sé qué se imagina la señora Merkel, si cree que ahora podemos meter un paquetito de uranio en el tanque de su coche oficial", bromeó el presidente de Los Verdes, Reinhard Bütikofer.

Edmund Stoiber, presidente de la Unión Social Cristiana (CSU), anunció ayer que iniciará una nueva campaña para alargar la vida de las centrales nucleares. Una compañía eléctrica, EnBW, ya ha solicitado permiso al Ministerio de Medio Ambiente para prolongar el funcionamiento de una de sus centrales, que está previsto que se desconecte en 2008. Stoiber se unió a muchos otros políticos democristianos y liberales al recurrir a la energía nuclear como respuesta a una excesiva dependencia de terceros países.

"¿Sabe quién es el mayor proveedor de uranio de Alemania? ¡Rusia!", declaró el ex ministro Trittin a Spiegel Online.

Revisión de la moratoria

El acuerdo de moratoria prevé que todas las centrales nucleares de Alemania se clausurarán hasta el año 2021. Aunque el contrato para formar la gran coalición de Gobierno estipula que este compromiso se mantendrá, la industria y los políticos democristianos y liberales insisten en revisarlo. Merkel se declara partidaria de la energía nuclear, pero aboga por cumplir el acuerdo firmado en noviembre de 2005 entre democristianos y socialdemócratas.

"No parece que el SPD vaya a cambiar de opinión sobre esto", declaró Merkel al Financial Times Deutschland en una entrevista publicada el pasado día 3. Por eso, no sirve de nada, dijo, volver a hablar de ello "cada mañana una vez más". Merkel recordaba entonces que las compañías eléctricas firmaron la moratoria y que ahora deben "vivir con ello". Además, reconoció que en la cuestión nuclear aún falta por buscar una solución duradera para la gestión de residuos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 2007