Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EN EL CAMBIO DE AÑO

La explosión de las energías renovables

Más de un centenar de compañías invertirán a corto plazo unos 3.000 millones de euros

Más de un centenar de empresas de los sectores de los combustibles, la energía, la construcción, la industria agroalimentaria, las celulosas y el sector agrario han hecho una apuesta en 2006 por el desarrollo de las energías renovables. Sobre la mesa están puestas unas inversiones ya comprometidas de unos 1.000 millones de euros, y que podrían llegar a corto plazo a los 3.000 millones, y la consolidación de una nueva actividad industrial en el medio rural.

Huertos, solares, campos de molinos de viento, plantas para la utilización de los residuos tanto forestales como de la actividad agraria para la obtención de energía eléctrica y térmica, la expansión de cultivos de oleaginosas para la producción de biodiésel y de otras producciones como cereales o remolacha para la obtención de bioetanol constituyen los cuatro pilares sobre los que se pretende implantar el programa nacional de energías renovables.

Grupos petroleros, de la construcción, industria alimentaria, eléctricos y cooperativas agrarias comparten la apuesta por nuevas energías

Desde la Administración, la explosión por el desarrollo de todo este tipo de energías se considera que puede suponer un gran apoyo para el mantenimiento del empleo y la actividad en una parte del mundo rural.

El plan español para el desarrollo de las energías renovables contemplaba que, para el año 2010, el 12% de toda la demanda procediera de este tipo de fuentes y que el 5,75% de los carburantes para el transporte también procediera de las mismas.

Medidas de apoyo

Con la mirada puesta en este objetivo, desde la Administración se pretende impulsar esta nueva industria mediante la aprobación de una serie de medidas, fundamentalmente en materia de precios y fiscalidad, que hagan atractivas estas inversiones para las empresas y rentables también para quienes son proveedores de las materias primas.

La apuesta por las energías renovables la protagoniza un amplio abanico de empresas en tamaño y actividad. Entre los grandes grupos ya ubicados en el sector se hallan compañías como Repsol YPF, Cepsa, Bionorte, Abengoa o la norteamericana Becco. En la producción de biomasa operan grupos como Sacyr Vallehermoso o Sniace, y Acciona, en la energía eléctrica. Igualmente tienen una presencia muy importante para la producción de biocombustibles grupos agroalimentarios como Dosbio de Ebro Puleva, ARJ, Acor, Acesur y muchos pequeños grupos cooperativos.

En el conjunto de las energías renovables, la producción de cultivos para la obtención de materia prima para biocombustibles es uno de los ejes de la actividad al suponer la posibilidad de destinar más de 1,5 millones de hectáreas para el cultivo de granos oleaginosos con destino al biodiésel y de cereales o remolacha para bioetanol. Se trata de una salida industrial importante para el sector agrario nacional, aunque una parte muy importante de las materias primas utilizadas procederán igualmente de la importación. Las previsiones para 2010 contemplan la posibilidad de obtener hasta dos millones de toneladas equivalentes de petróleo de ambas fuentes de energía.

La utilización de la biomasa agrícola y forestal para la obtención de energía constituye una segunda posibilidad de elevadas inversiones industriales para la utilización fundamentalmente de una serie de residuos que en la actualidad se pierden o se queman en el propio campo.

La energía solar mediante la instalación de grandes y pequeños huertos solares constituye una apuesta en la que se hallan implicados los grandes grupos en este segmento y que está suponiendo el desarrollo de instalaciones de todo tipo, desde las familiares a las industriales.

Finalmente, entre otras actuaciones en el segmento de las industrias para energías renovables destacan los parques eólicos, con prácticamente las mismas empresas como protagonistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de diciembre de 2006