Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército de Estados Unidos planea reclutar más soldados extranjeros para aumentar su plantilla

"El tío Sam te necesita", el famoso lema del Ejército de Estados Unidos para reclutar a nuevos soldados, podría ser oído próximamente en otros países, si el Pentágono acepta la propuesta de aumentar el número de militares extranjeros entre sus filas. La idea de contratar a inmigrantes que desean obtener la nacionalidad estadounidense, e incluso de abrir oficinas de reclutamiento en el extranjero, está ganando terreno en EE UU, después de que el presidente Bush y su nuevo secretario de Defensa, Robert Gates, reconocieran que necesitan aumentar los efectivos del Ejército para aliviar la tensión que pesa sobre los soldados en el terreno. El caos en Irak y en Afganistán ha llevado el Departamento de Defensa a advertir al Congreso y la Casa Blanca de que el Ejército llegaba "al punto de ruptura".

El reclutamiento de soldados extranjeros es una cuestión polémica en EE UU, donde algunos ciudadanos consideran que se trata de contratar a mercenarios. También hay analistas que afirman que un amplio contingente de extranjeros podría poner en peligro la seguridad del Estado, o desalentar a los ciudadanos estadounidenses interesados en integrar el Ejército.

De momento, el Departamento de Interior reconoce que ya "facilitan las cosas a los inmigrantes legales que se alistan en el Ejército" (para que consigan la ciudadanía). Actualmente, unos 30.000 soldados de EE UU no tienen la nacionalidad, lo que representa el 2% del total. Un centenar de ellos han muerto en Irak y en Afganistán. El Pentágono precisa que sólo pueden alistarse los inmigrantes que se encuentran en situación legal.

Una modificación reciente de la legislación permite al Pentágono traer inmigrantes a EE UU si considera que es vital para la seguridad nacional. Aunque hasta ahora no se ha utilizado esta posibilidad, crecen las voces que piden que se aproveche la oportunidad. Incluso hay altos responsables militares que opinan que el Ejército tendría que reclutar fuera de sus fronteras.

Otros países ya están abiertos a soldados extranjeros: en Francia unos 8.000 combaten en la Legión Extranjera, y los gurkhas nepaleses integran las fuerzas británicas desde hace dos siglos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de diciembre de 2006