Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Despedida

Siempre es difícil hablar o escribir sobre alguien que acaba de marcharse para siempre de nuestro lado. Pero créanme que aún lo es más cuando se trata de una persona de la talla política y personal de Alfonso Perales.

Dirigente y militante socialista desde los duros tiempos de la clandestinidad, Alfonso dedicó su vida a luchar por sus ideales de libertad, igualdad, justicia, paz y solidaridad. La historia le recordará por muchas cosas pero, sobre todas ellas, por haber tenido un papel protagonista en la reciente actualización de nuestro Estado autonómico. Alfonso utilizó sus mejores armas políticas: el diálogo, la búsqueda permanente del consenso, la inteligencia y el sentido común para adaptar los Estatutos, entre ellos el de su querida Andalucía, a la España del Siglo XXI. Puso siempre lo mejor de sí mismo para dignificar una profesión tan bella y, a la vez, tan ingrata como es la política.

No tengo que decir que le echaré mucho de menos a mi lado en las reuniones y en la acción política de la Ejecutiva del PSOE. Pero estoy convencido de que le añoraré mucho más como el amigo y el compañero en el que apoyarme en las etapas difíciles y con el que compartir los momentos dulces. Descansa en paz Alfonso; siempre te recordaremos como el gran político que contribuyó a hacer este país un poco mejor y como la excelente persona que con su talante, amistad y eterno buen humor dejó una honda huella en aquellos que tuvimos el privilegio de conocerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 2006