Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal cree que el vigilante de la familia Tous quiso "escarmentar" a los ladrones

El fiscal del caso Tous, Ramon Menac, considera que el vigilante Lluís Corominas, en prisión por matar a un presunto asaltante de la casa de la familia Tous, actuó para "dar un escarmiento" a los ladrones. En un informe remitido a la juez de Manresa (Barcelona) el pasado martes, el fiscal descarta que Corominas disparase contra el ciudadano albanokosovar Gazmend Sinani en legítima defensa o por error. Al contrario, Menac sostiene que el jefe de seguridad y yerno de la popular familia de joyeros catalana es autor de un delito de homicidio doloso.

El asalto a la residencia de los Tous, en la localidad de Sant Fruitós de Bages, se produjo el pasado sábado 9 de diciembre. Dos de los presuntos ladrones entraron en la finca y otros dos aguardaron en el interior de un coche, a unos metros de la casa. El vigilante que controlaba las cámaras de seguridad alertó de la situación a Corominas. Éste se dirigió al vehículo y realizó dos disparos -uno de ellos a quemarropa- sobre el conductor, que falleció dos días después.

Ante la juez de guardia, Corominas declaró que disparó porque sospechaba que el asaltante tenía una pistola. El yerno de los Tous aseguró que temió por su vida y que actuó "sin mirar siquiera hacia dónde disparaba". Un cabo de los Mossos d'Esquadra que llegó al lugar de los hechos a los pocos minutos contradijo esta versión. Según el policía, Corominas nunca le manifestó tal sospecha.

En su informe, que ayer dio a conocer la cadena SER, el fiscal sostiene que "el imputado no tenía ninguna evidencia, sino sólo una mera sospecha, en aquel momento, de que los ocupantes del vehículo tuvieran nada que ver con las personas que habían entrado en la finca".

"Esto no es el Oeste"

El texto remitido por el fiscal al Juzgado de Instrucción número 4 de Manresa es contundente: "[Corominas] se dirigió a la víctima con la única intención de dar un escarmiento, que sirviera de aviso a quien en lo sucesivo pudiera tener intención de robar en la finca de sus suegros". Y añade Menac: "En otras palabras, esto no es el Oeste". El mismo día 9 de diciembre, el vigilante de las cámaras informó a los Mossos d'Esquadra del tiroteo entre Corominas y los ladrones, aunque pensó que fueron estos los que habían disparado contra el yerno de los Tous.

Hace unos días, Corominas consignó 150.000 euros al juzgado, que servirán para pagar la indemnización a quien acredite la condición de perjudicado por la muerte. Sobre este asunto, el fiscal admite que la cantidad es "significativa", pero cuestiona que sirva para reparar un daño "que es, por su naturaleza, irreparable". Entre tanto, la juez ha rechazado el recurso presentado por la defensa y ha confirmado la prisión preventiva para Corominas al apreciar que existe riesgo de fuga y que no actuó en legítima defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 2006