Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla legal por la autoría de 'Con su blanca palidez'

El organista de Procol Harum gana un pleito por la canción, éxito de los años sesenta

Matthew Fisher, antiguo organista de la conocida banda de rock británica Procol Harum, acaba de ganar una batalla legal sobre los derechos de autor de la famosa canción A Whiter Shade of Pale (Con su blanca palidez), el mayor éxito de ese grupo de los años sesenta. Fisher interpuso una demanda ante el Tribunal Superior de Londres en la que argumentó que compuso en su órgano la melancólica y pegadiza melodía de la canción.

Durante casi cuatro décadas, la creación de ese clásico se había atribuido a dos componentes de la banda: el cantante Gary Brooker y el letrista Keith Reid. Sin embargo, el juez instructor del caso, William Blackburne, dictaminó ayer que un 40% de los derechos de autor de A Whiter Shade of Pale corresponde a Fisher, que ahora trabaja como programador informático en Croydon (en el sur de Londres).

El organista había reclamado, empero, compartir a medias los derechos de autor con Brooker, aunque el magistrado concluyó que la contribución de Fisher al nacimiento de la canción no es tan importante como la del vocalista. El demandante también había solicitado el pago de alrededor de un millón de libras (1,5 millones de euros, casi dos millones de dólares) con efecto retroactivo por los derechos de autor, aunque el juez rechazó esa reclamación.

Brooker había defendido su condición de único compositor de la melodía, que aún genera unos jugosos ingresos, impulsados recientemente por la popularidad de la canción como tono de aviso de llamada en los teléfonos móviles. Sin embargo, el cantante tendrá que pagar gran parte de unas costas cifradas en unos 500.000 libras (750.000 euros, 985.000 dólares).

Fisher mantiene que creó la melodía de A Whiter Shade Of Pale inspirado por el compositor alemán Johann Sebastian Bach (1685-1750), si bien ya tenía sus "propias ideas" en mente. La canción arrasó en las grandes listas de éxitos de todo el mundo cuando se publicó en 1967, y desde entonces se han vendido más de 10 millones de discos con ese tema musical. "El origen de este solo [de piano] es la manzana de la discordia", había declarado Iain Purves, abogado de Fisher, en la apertura del pleito. Durante la vista oral, que se inició hace unas cinco semanas, se escuchó en la sala la canción en disputa, así como varios pasajes de Bach que ambos artistas coinciden en identificar como fuente de inspiración del tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de diciembre de 2006