Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patrón de la automoción gallega se retira y prepara su sucesión en Copo

Román Yarza Luaces (Tafalla, Navarra, 1938) anunció ayer su retirada de la presidencia ejecutiva del grupo Copo, tras 34 años llevando la gestión de la compañía. Yarza es el principal accionista de la mayor empresa de componentes de automoción de capital gallego y ha sido el fundador y primer presidente del Clúster del Automóvil de Galicia. El patrón de la automoción gallega explicó que su retirada se produce con el fin de "rejuvenecer las estructuras y profesionalizar la gestión de la empresa".

Copo es el mayor fabricante de asientos para automóviles de España, con una producción que supera los 3 millones de unidades anuales. La empresa también produce el 90% de los colchones de la marca Flex. Con un volumen de negocio de 250 millones de euros este año, Copo emplea a 1.800 trabajadores en sus factorías de Mos, O Porriño, Valencia, Zaragoza, Barcelona, Portugal, Brasil y Cuba. La compañía con sede en Vigo lleva dos años en crisis y con un duro proceso de reestructuración que ha implicadio el cierre de tres plantas en Madrid y Andalucía, dos en Estados Unidos y un fuerte recorte de plantilla en la de Barcelona.

Yarza explicó ayer que abandona la primera línea de gestión, una vez que ha logrado encauzar el plan de viabilidad. La reestructuración ha incluido una ampliación de capital de 20 millones de euros, la entrada de Sodiga (Xunta) en el accionariado (7,6%), la renegociación de sus créditos y el recambio de toda su alta dirección. Las familias Yarza, Estévez y Ayuso mantienen el control del 70,8% de las acciones, tras acudir a la ampliación de capital.

El nuevo primer ejecutivo de la empresa es Francisco Anguera, un catalán que accede al puesto de consejero delegado. Asimismo, los propietarios de la empresa han nombrado al ex ministro de Industria Luis Carlos Croissier como consejero independiente de la sociedad.

"Seguiré como accionista y como presidente del consejo, pero ya no como ejecutivo de la sociedad", explicó Román Yarza. El presidente de Copo indicó que la crisis de su empresa encaja en el retroceso de producción y la deslocalización de la industria automovilística española, unida al aumento de precios las materias primas que emplea en la producción de espumas y moquetas.

El colchón de Fidel Castro

"Seguro que, si Fidel Castro está en una cama, el colchón es nuestro", bromeó Román Yarza, refieriéndose a la planta de colchones domésticos (Dujo Copo) que el grupo vigués tiene en Cuba.

Hasta que el año que viene la empresa vuelva a entrar en beneficios y mejore sus cuentas, Copo no se plantea nuevas inversiones en expansión internacional. La compañía había estudiado abrir nuevas fábricas en China y en la Europa del Este, proyectos ahora suspendidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 2006