Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto en el sector aéreo

Air Madrid planeaba que sus aviones volasen 333 horas más de las permitidas

Fomento estudia prorrogar el dispositivo de traslado de pasajeros afectados, que termina mañana

Air Madrid exprimía al máximo la capacidad de sus aviones hasta el punto de que la programación de sus vuelos era incompatible con un mantenimiento que garantizase la seguridad. La resolución mediante la que Fomento suspendió la autorización a Air Madrid detalla que sus programas de vuelo alcanzaban hasta las 6.000 horas al año para aparatos cuya utilización prevista iba de 1.667 a 5.667 horas anuales. Problemas de mantenimiento, inexistencia de sistema de calidad, falta de control en determinadas tareas de trabajo, están entre los factores que motivaron la suspensión de la licencia.

Las 22 páginas de la resolución firmada por el director general de Aviación Civil son un rosario de incumplimientos por parte de Air Madrid del plan de remedios que la propia compañía presentó el 16 de noviembre pasado. Los incumplimientos afectan al equipamiento de las aeronaves, al programa de fiabilidad, al seguimiento de los defectos reportados por las propias tripulaciones, al sistema de calidad, al cumplimiento de requisitos para la gestión de la aeronavegabilidad y, muy especialmente, al programa de mantenimiento de los aviones.

En este último punto, la resolución de Fomento recoge parte de un informe técnico según el cual, "de acuerdo con la utilización prevista por la compañía", se preveía una utilización de los Airbus A330 de 6.000 horas de vuelo al año. El estándar aprobado por el fabricante "está basado en una utilización de 1.667 a 5.667 horas anuales" con lo que "se superaría en 333 FH [flying hours; horas de vuelo] las horas máximas previstas". Es decir, el programa planeado por la compañía sería incompatible con un plan de mantenimiento que garantizase la seguridad.

Air Madrid incurrió en otras muchas deficiencias relacionadas con el mantenimiento. Según indica la resolución, "destacan por su importancia para la seguridad aérea la falta de subsanación de las siguientes deficiencias: falta de cumplimiento del programa de mantenimiento de los aviones, inexistencia del sistema de calidad, falta de control y garantía en la cumplimentación de las tareas de trabajo y falta de control de los diferidos del avión [es decir, del plazo en el que es obligatorio subsanar las diferentes incidencias que se detectan tras cada vuelo]".

Esos incumplimientos llevaron a Aviación Civil a suspender totalmente la autorización CAMO ES.MG.059 y el certificado de operador aéreo (AOC) concedidos a Air Madrid.

El doble de inspecciones

La resolución también explica que Air Madrid no presentó un "plan de atención al pasajero para el caso de suspensión de la compañía", tal y como le había requerido Fomento el 12 de diciembre. Por ello, el propio ministerio asumió la ejecución subsidiaria de la obligación de traslado alternativo de los pasajeros en los supuestos más urgentes, para lo que dictó una segunda resolución. Aunque en ella se prevé que Fomento se hará cargo de los traslados que tengan lugar hasta la medianoche de mañana, en el ministerio estudian prorrogar el plazo en caso necesario.

Fomento ha liquidado provisionalmente el importe de los gastos, daños y perjuicios exigibles a Air Madrid, estimados inicialmente en 6,49 millones. El presupuesto del plan se desglosaba en cuatro millones de euros para el transporte aéreo, 850.000 euros en publicidad, 140.000 euros en el centro de llamadas y 1,5 millones en "otros gastos de carácter necesario", según la resolución dictada al efecto.

El portavoz y abogado de Air Madrid, Pascual Pérez Ocaña, subrayó ayer a Europa Press que "en dos años y medio que lleva operando la aerolínea, sólo se ha registrado un problema de motor en vuelo", en un vuelo que despegó de Quito y tuvo que aterrizar en Manaos. Pérez Ocaña acusó a "algunos medios de comunicación" de "llevar varios meses afectando" a la imagen de la empresa al publicar los múltiples retrasos e incidencias de sus vuelos, lo que tildó de "hecho muy grave".

El portavoz remarcó que la presidencia y el equipo ejecutivo tratan de reflotar la compañía mediante el plan de viabilidad que un grupo de trabajadores presentó el lunes ante Fomento, que fuentes del sector ven muy difícil que prospere.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 2006