Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE inicia hoy el recorrido de Lleida a Tarragona a 200 kilómetros por hora

La ministra de Fomento reitera que la alta velocidad llegará a Barcelona a finales de 2007

El AVE empieza a recorrer hoy el tramo Lleida-Tarragona, aunque lo hará sólo a 200 kilómetros por hora, 80 menos que en el resto del trazado desde Madrid. Fuentes de ADIF (la empresa pública que gestiona las líneas férreas) aseguraron ayer que aunque todos los sistemas de seguridad están instalados y probados y permitirían alcanzar los 350 kilómetros por hora, prefieren comenzar la explotación comercial a esta velocidad hasta después de un rodaje que durará "pocos meses". Ayer quedó inaugurada la nueva estación Camp de Tarragona, donde la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, reiteró que el AVE llegará a Barcelona a finales de 2007.

Dos de las cuatro capitales catalanas ya están conectadas por la alta velocidad. Y el año que viene, Barcelona se unirá a Lleida y Tarragona. Ayer, el presidente de la Generalitat, José Montilla, aprovechó la llegada del AVE a Tarragona para recordar que cuando las cuatro capitales queden unidas por estas vías de ancho europeo, el Ejecutivo catalán impulsará una red de trenes regionales aprovechando esta infraestructura. Montilla también destacó la estructura de red que crea el AVE frente al "modelo radial absolutamente obsoleto".

El viaje inaugural de ayer fue a 250 kilómetros por hora. El tren partió de Lleida a las 11.46 y se detuvo en la estación Camp de Tarragona a las 12.13. Estos 27 minutos, sin embargo, quedan aún lejos de los 34 que tardará el primer tren comercial, entre Tarragona y Lleida, que tiene prevista su salida para hoy a las 6.35. Este tren, y cinco más durante el día -uno de ellos no será un AVE, sino un Altaria-, circularán con el sistema de señalización y seguridad RTMS, que sustituye al tradicional ASFA y que posibilita que los convoyes alcancen los 350 kilómetros por hora. El tramo Madrid-Lleida, por ejemplo, se puso en funcionamiento con el sistema antiguo, a 200 por hora.

Desde hoy, la Costa Dorada se convierte en la playa más cercana a Madrid, en cuanto a horas de viaje. El trayecto Madrid-Tarragona (555 kilómetros) se hace en dos horas y 55 minutos. El billete cuesta 65 euros y resulta más económico que la línea aérea de Iberia entre Madrid y Reus. El alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal (CiU), subrayó la necesidad de que el territorio amplíe a partir de ahora su promoción en el centro de España. "Es una gran oportunidad", dijo, mientras que su homólogo de Reus, Lluís Miquel Pérez (PSC), calificó el día de "histórico".

La estación queda a medio camino entre las dos principales ciudades del territorio que, también desde hoy, quedarán conectadas con la estación con líneas de autobuses, igual que Valls, Cambrils, Salou y Vila-seca. No es así con la zona norte (Torredembarra, Altafulla, Roda de Barà) o toda la comarca del Baix Penedès, donde la Generalitat, que es quien adjudica las rutas, no prevé demanda.

Tanto Álvarez como Montilla destacaron el papel central que tendrá la nueva estación Camp de Tarragona en el mapa ferroviario cuando al AVE se le una el Corredor Mediterráneo, actualmente en obras y acumulando retrasos. El consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, no se atrevió a fijar una fecha para esta conexión.

La práctica mayoría de los trenes de largo recorrido entre Barcelona y el interior de la Península circularán por la nueva estación. La razón es que a unos kilómetros más allá de La Secuita, ADIF ha construido un intercambiador que permitirá que los trenes de ancho ibérico articulados puedan adaptarse al ancho europeo de las vías del AVE. Esto representa un ahorro de unos 20 minutos en el trayecto Barcelona-Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2006