Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN

Los 32 empleados del teatro Albéniz conservarán sus trabajos

Los trabajadores del teatro Albéniz recibirán hoy una buena noticia por carta. En ella el consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas, les informa de que la Comunidad de Madrid va a garantizar sus empleos. El nuevo concurso de adjudicación de la programación de la sala incluirá "la obligación de la empresa adjudicataria de subrogarse en las relaciones laborales de los trabajadores que actualmente prestan sus servicios en el teatro". Es decir, que la empresa que asuma a finales de 2007 la programación del Albéniz, probablemente en los teatros de El Canal, tendrá que contratar a todos los empleados.

Antonio Montero, el representante de los 32 trabajadores de los servicios técnicos y de mantenimiento de la sala, está satisfecho por la resolución de este conflicto, ya que han sido necesarias tres reuniones con la secretaria general técnica de la Consejería; el director general de Promoción Cultural y la directora del teatro para alcanzar un acuerdo. "En la última reunión, a finales de noviembre, acordamos que los trabajadores iríamos donde fuese la programación cultural del Albéniz", precisa con satisfacción.

Cristina Santolaria, directora del Albéniz, sostiene que este acuerdo es un "reconocimiento de la labor de los trabajadores", a la vez que confirma que una vez cerrado el teatro "lo normal es que la programación se traslade a los teatros de El Canal junto con su plantilla de trabajadores". El representante de los empleados aclara que desde que se llegó al acuerdo con la Consejería de Cultura, "se han paralizado todas las medidas de protesta" de la plantilla y recuerda que la pelea que han mantenido ha sido "dura".

El Albéniz no pertenece a la Comunidad, pero la Administración regional ha pagado religiosamente a lo largo de los años una renta anual para convertirlo en el centro de su programación cultural. Los empleados no forman parte de la plantilla de la Administración regional y "tienen un convenio colectivo negociado con sus empresas", según precisaron fuentes de la Consejería de Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 2006