El transporte en la ciudad

Las obras del túnel de Sol, que debían terminar este mes, llevan paradas desde mayo

Fomento culpa a la Comunidad de usar el hallazgo de restos medievales para retrasar los trabajos

Las obras del Ministerio de Fomento para construir una macroestación de Cercanías bajo la Puerta del Sol -parada intermedia del nuevo túnel Atocha-Chamartín- acumulan retrasos. El ministerio preveía desocupar la mayor parte de la plaza este mes. Pero el pasado mayo fueron hallados en Sol restos de la iglesia medieval del Buen Suceso y los trabajos quedaron paralizados por la Comunidad. Fomento achaca al exceso de celo del Gobierno regional un retraso que ya es de siete meses. Patrimonio contesta que sólo pretende preservar los vestigios y que en breve autorizará la continuación de las obras.

Más información
Una avería obliga a evacuar a los viajeros de un convoy de metro dentro del túnel
Un museo del siglo XV bajo cristales

Las obras para construir una nueva estación de Cercanías en Sol, acometidas por el Ministerio de Fomento, comenzaron el pasado marzo y se prolongarán hasta 2008. Sol se convertirá así en una de las principales paradas del segundo túnel de la risa, que unirá las estaciones de Atocha y Chamartín, pasando -y parando también- por Nuevos Ministerios. Fomento preveía que estas navidades las principales obras que ocupan la popular plaza madrileña estarían terminadas. Durante tres meses los trabajos se desarrollaron a buen ritmo, pero el pasado mayo técnicos del ministerio hallaron restos arqueológicos de la iglesia del hospital del Buen Suceso, del siglo XV. Desde entonces, el proyecto está parado.

La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad ordenó continuar las excavaciones durante unas semanas en busca de más restos. Pero después todo se paró y hoy, seis meses más tarde, la continuación de las obras está pendiente de una autorización de Patrimonio. Por eso, fuentes de Fomento achacan al Gobierno de la Comunidad el retraso.

"La Comunidad está ejerciendo una labor de retraso de las obras de Sol", se queja un portavoz de Fomento, que asegura que el túnel Atocha-Chamartín está ya concluido. "Lo único que impide ponerlo en funcionamiento es la autorización para terminar las obras de Sol", insiste. Pero Patrimonio, que dirige Javier Hernández, sostiene que vela por la seguridad de los restos arqueológicos, "de gran valor histórico".

En Fomento reconocen la urgencia del proyecto. Además del compromiso de que estuviera terminado antes de Navidad, "existe una saturación en el túnel actual Atocha-Chamartín, y el retraso de las obras provoca que los viajeros lleguen media hora más tarde a Madrid", añaden.

Desde que afloraron los vestigios hasta hoy, ambas administraciones se han cruzado, al menos, 16 escritos. El pasado 22 de junio, Patrimonio envió a Fomento una resolución en la que le instaba a "continuar con la excavación arqueológica para documentar cualquier resto de la iglesia del hospital del Buen Suceso y desmontar, con control arqueológico, los restos localizados de la iglesia". Además, los responsables regionales exigían "un proyecto que garantice la custodia de los restos hasta su posterior reconstrucción e integración en la misma ubicación".

Proteger los restos

Desde entonces, y a pesar de que el ministerio asegura que ha cumplido los requisitos, la Comunidad no autoriza continuar las obras. "Patrimonio entorpece las obras. No podemos continuar los trabajos sin el permiso de la Comunidad", señala el portavoz. El Gobierno regional insiste en que sólo "pretende que se restituyan los restos y que se haga un pavimento que permita la visibilidad de la iglesia". Fomento ha urgido a Patrimonio para que permita continuar con los trabajos "con el fin de minimizar las inevitables molestias que suponen las obras".

Fuentes del ministerio se quejan de que Patrimonio reclamó un proyecto técnicamente muy complejo de retirada y reubicación de los vestigios. "Lo presentamos en septiembre, pero aún no tenemos la autorización. Siempre falta algo, porque siempre nos piden algo nuevo", protestan.

El 10 de octubre, y ante el silencio de Patrimonio regional, Fomento apremió a la Comunidad para que diese luz verde a los trabajos de desmontaje, traslado y custodia de los vestigios. Con la autorización, Fomento podría proseguir los trabajos en el túnel. En el mismo documento, el ministerio también solicitó poder "retranquear la valla sur del cerramiento de las obras con el fin de permitir un paso más fluido de peatones y no perjudicar la campaña comercial de Navidad".

El Director General de Patrimonio, Javier Hernández, asegura que su departamento "está valorando la posibilidad de conceder la autorización con alguna cautela y garantías". Y agrega: "Lo que retrasa nuestra autorización es la modificación del proyecto de reubicación de la iglesia, y estamos viendo cómo resolverlo". "La losa de hormigón -sobre la que se asentará el templo- deberá soportar los restos. Y deberá ser resistente", reclama Hernández. Mientras, en Sol, los restos del Buen Suceso siguen al aire libre, y las obras, paradas.

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS