Alemania indemniza a 167 víctimas del dopaje de la RDA

Los ex atletas y sus hijos reciben 9.250 euros cada uno de la Federación Olímpica y renuncian a reclamar más compensaciones

Un acuerdo extrajudicial alcanzado ayer en Berlín permitirá que 167 víctimas del doping de la ex República Democrática Alemana (RDA) reciban una indemnización de 9.250 euros cada una. Los ex deportistas, que desde muy jóvenes fueron dopados durante años contra su voluntad, recibirán el dinero antes de marzo. A cambio, renuncian a seguir reclamando por los daños sufridos.

"Hoy han terminado ocho años de lucha por el reconocimiento de nuestro padecer", declaró el presidente de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del Doping, Klaus Zöllig. El Gobierno central alemán asumirá 1.070 de los 1.540 millones de euros que costará la indemnización. Parte del dinero procede de un fondo destinado a actividades culturales durante el Mundial de 2006 que nunca se gastaron. Del resto se hará cargo la Federación Deportiva Olímpica Alemana (DOSB).

La farmacéutica Jenapharm, hoy propiedad del grupo Schering, anunció ayer poco después de conocerse el compromiso que seguirá el ejemplo de la federación e indemnizará voluntariamente a las víctimas por su cuenta. La empresa iniciará pronto conversaciones con los deportistas.

Jenapharm suministró los preparados a base de hormonas, algunos de los cuales llegaron a provocar alteraciones tan graves en el cuerpo de las deportistas que una de ellas, la atleta Heidi Krieger, acabó por cambiarse de sexo y desde 1997 vive como un hombre. Hoy se llama Andreas y está casado con una ex nadadora.

"La disputa tiene fin, pero no así el sufrimiento de las víctimas del doping", declaró el abogado de la asociación de ayuda a las víctimas, Michael Lehner. "Nos hacemos cargo de la responsabilidad moral y queremos contribuir a que algo así no se pueda repetir", dijo tras la firma del compromiso Thomas Bach, presidente de la Federación Deportiva Olímpica Alemana.

La ex nadadora Karen König, una de las caras de la demanda, se mostró aliviada. "Estoy muy contenta de que se reconozca públicamente la existencia de los afectados por el doping de la RDA". König fue quien inició el proceso al demandar al Comité Olímpico Nacional alemán. Ya en 2004 hubo una primera fase de indemnizaciones, en la que 175 víctimas recibieron 9.688 euros del Estado alemán, responsable como heredero de la extinta RDA. Los implicados no quisieron dar ayer a conocer los nombres de quienes recibirán el pago por respeto a la intimidad de los afectados. Sin embargo, hubo cierto desasosiego por la posibilidad de que eventuales aprovechados sacaran tajada sin tener derecho a ello. El acuerdo contempla esta vez también a los hijos de las víctimas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS