Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas rivales plantarán cara a Spanair por la ocupación de la Terminal Sur de El Prat

ERC y CiU reclaman que AENA "no interfiera" en la adjudicación de la infraestructura

Spanair y sus aliadas de Star Alliance tendrán que enfrentarse a sus rivales para ubicarse en la futura Terminal Sur del aeropuerto de El Prat y llevar a cabo el plan de expansión prometido para Barcelona. Compañías como Clickair -participada por Iberia-, Vueling, Air Berlin, Air Europa e Easyjet recalcaron ayer que quieren crecer en Barcelona. La mayoría miró con recelo las pretensiones de Star Alliance, así como el apoyo que ha recibido de la Generalitat. ERC y CiU pidieron ayer que AENA, que es la entidad que tiene la competencia para decidir, no interfiera.

"No vamos a permitir que el reparto de la tarta no refleje el verdadero crecimiento de El Prat, que en ningún caso ha venido por las aerolíneas regulares, sino por las compañías de bajo coste", recalcó ayer a este diario el director de Easyjet en España, Arnaldo Muñoz, quien agregó que la aerolínea británica "ya apuesta por Barcelona sin pedir subvenciones de nadie". Easyjet decidirá si se traslada o no a la nueva terminal en función de las características de la nueva infraestructura y la ubicación que les corresponda. "Lo importante para nosotros es que la nueva terminal nos permita llevar a cabo operaciones rápidas, si no, no nos sirve", explicó Muñoz.

El ejecutivo de Easyjet cuestionó el centro de interconexión de rutas (hub) para el Sur de Europa que Spanair y sus aliadas han proyectado. A su juicio, "un hub es un centro rutas intercontinentales y todos los vuelos que han prometido [Star Alliance] AENA, la autoridad dependiente del Gobierno central que gestiona los aeropuertos españoles, su intención de crecer y aprovechar la terminal. "Queremos ser un interlocutor de pleno derecho" en el proceso para distribuir el espacio disponible a partir de 2008, según un portavoz de la compañía.

Cuando Iberia anunció hace meses que canalizaría el grueso de su presencia en El Prat a través de su aerolínea de bajo coste, la Generalitat y los partidos catalanes se le echaron encima y advirtieron a la compañía de bandera que podía decidir lo que quisiese en tanto que es una empresa privada, pero que no podía aspirar a "privilegios" en la Terminal Sur

Vueling y Air Europa, aunque aún no han definido su postura respecto a la nueva Terminal 4, sí recalcaron ayer su voluntad inequívoca de crecer en El Prat. Por su parte, el director de Air Berlin para España, Álvaro Middelmann exigió fair play (juego limpio) en el proceso: "Espero que los políticos catalanes dejen trabajar a las compañías en igualdad de condiciones", recalcó.

El precedente de Barajas

El reparto de la Terminal Sur de El Prat tiene visos de convertirse en la misma batalla que se libró en Barajas por la faraónica Terminal 4. Entonces, Iberia y sus aliadas de One World coparon buena parte de la nueva infraestructura, para disgusto de Spanair, pero ahora es esta compañía y sus socias de Star Alliance las que pueden llevarse el gato al agua. El Gobierno catalán ya aseguró que Star Alliance contaría con el espacio necesario para crecer el pasado martes, cuando la alianza de aerolíneas presentaron sus planes de poner en marcha una veintena más de vuelos.

CiU y ERC fueron más allá. El portavoz de CiU en el Parlament, Felip Puig, pidió a la Generalitat "que impida que los criterios de AENA no se tengan en consideración en el momento de adjudicar la nueva terminal". Puig, que calificó de "apasionante" el proyecto de Star Alliance, reclamó que la Generalitat se libere de "las hipotecas que tienen AENA e Iberia".

El portavoz de ERC, Joan Ridao, se manifestó en una línea similar y reclamó "que no haya interferencias por parte de la empresa pública AENA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de diciembre de 2006