Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los ayuntamientos necesarios

Resulta evidente que la corrupción de algunos alcaldes y concejales puede revestir las formas más diversas y repudiables: recalificaciones urbanísticas interesadas, obras públicas a porcentaje, inversiones fraudulentas, contratos espurios de servicios externos... Pero no es menos cierto que, en la mayoría de pueblos y ciudades de España, las corporaciones locales están funcionando correctamente -y no lo digo precisamente por la de mi ciudad- como estructuras de participación y articulación de la convivencia diaria.

No podemos renunciar a los últimos 25 años de nuestra reciente historia democrática simplemente porque algunos indeseables han pervertido la confianza que depositamos en ellos sus convecinos. La inmensa mayoría de los ciudadanos necesitamos que los ayuntamientos sigan organizando los servicios públicos básicos e imprescindibles, ofreciendo oportunidades para el desarrollo individual y social de todos los que compartimos ese espacio tan cotidiano y próximo como son las calles y plazas que dan forma a nuestro "lugar".

Además, los ciudadanos deberíamos entender que aunque los ayuntamientos multipliquen sus esfuerzos organizativos y dispusieran de recursos económicos ilimitados, tampoco entonces podrían dar respuesta inmediata y sostenida a las demandas de cada uno de nosotros; la corporación municipal debe fijar las prioridades, estar en condiciones de explicar lo que hace en cada momento por sus administrados y, explicar también, lo que podemos hacer los vecinos por nuestro municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2006