Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba acusa al PP de "doble moral" sobre el diálogo con Batasuna

El PNV pide que el Tribunal Superior "tome nota" del Supremo y archive la querella contra Ibarretxe

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó ayer al líder del PP, Mariano Rajoy, de ejercer "una doble moral" por calificar de "inmorales" los contactos que dirigentes del PSE mantuvieron en julio pasado con la ilegalizada Batasuna. El Tribunal Supremo avaló expresamente, el jueves pasado, aquella reunión. Rubalcaba recuerda que el PP también se reunió con la izquierda abertzale durante la tregua de ETA de 1998. El PNV, por su parte, ha pedido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que "tome nota" del criterio del Supremo y "dé carpetazo" a la querella contra el lehendakari.

"Cuando el PP se reunía con Batasuna eran reuniones morales, mientras que cuando lo hacen dirigentes del PSOE las consideran inmorales", dijo Rubalcaba, que calificó ese juicio de Rajoy como "un colosal ejercicio de doble moral". "Una vez que el Supremo ha declarado legales esas reuniones, Rajoy sale y dice que son inmorales y ese es un adjetivo que en boca del señor Rajoy, en relación con este tema, resulta inadmisible", añadió el ministro del Interior. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, insistió desde Oporto en los mismos argumentos.

El PP, por su parte, dejó ayer a un lado las interpretaciones éticas para hacer una valoración política de la resolución del Supremo. El secretario general del partido, Ángel Acebes, en declaraciones a la Cope, argumentó que el alto tribunal "no dice ni puede decir" que se autorizan los contactos con Batasuna. El secretario de política económica del PP, Miguel Arias Cañete, fue algo más claro: "El auto, lo que ha dicho, es que la querella criminal, referida al contacto que se refería, no constituía delito, pero eso no supone legitimar la negociación política ni abrir nuevos caminos".

Circunscribir esa resolución a esa concreta reunión -la que protagonizaron dirigentes del PSE y de Batasuna el 6 de julio pasado- permite al PP seguir con su discurso catastrofista sobre el proceso para el fin de la violencia. "La negociación política es condenable por sí misma", insistió Arias Cañete. "Pagar un precio político en el marco de una negociación supone legitimar el terrorismo como instrumento de acción política", algo que, según él, "no lo legitima ni el Supremo ni el Constitucional".

El portavoz de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, pidió por su parte al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que "tome nota" en breve de la decisión del Supremo y dé "carpetazo definitivo" a la querella presentada por el Foro Ermua contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, por su reunión con tres dirigentes de Batasuna el pasado 19 de abril. Urkullu señaló en un comunicado que así concluirá "una situación que nunca debería haberse producido". Para Urkullu, la resolución del Supremo "deja en evidencia" la actitud del TSJPV y refleja que "existe un doble rasero para abordar las causas judiciales" y que "ciertos órganos judiciales actúan más por impulsos políticos que judiciales o sociales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006