El grupo turístico TUI suprimirá 4.000 empleos, el 6% de la plantilla

El grupo turístico alemán TUI, participado por empresas españolas, recortará entre 3.000 y 4.000 empleos (alrededor del 6% de la plantilla) ante la deficiente evolución del negocio turístico en Reino Unido, según informó ayer la prensa alemana. Los principales accionistas de TUI son la familia mallorquina Riu, que tiene una participación del 5,1%, y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, con un 5%.

El consejo de vigilancia de la empresa, cuya sede central está en la ciudad de Hannover, decidirá el jueves sobre los recortes. Las supresiones de empleo afectarán sobre todo a las filiales turísticas británicas, francesas y alemanas del grupo. La empresa rehusó confirmar oficialmente la cifra de 4.000 empleados, si bien fuentes de la compañía cifraron el recorte en varios miles.

No sólo decepcionan en TUI los negocios en el sector del turismo, sino también la evolución del otro pilar del grupo heredero de la antigua Preussag alemana: el naviero. Sin embargo, el diario alemán Süddeutsche Zeitung aseguraba que el presidente de TUI, Michael Frenzel, se va a mantener fiel a la estrategia de los dos pilares.

El recorte de personal no es más que una parte de un gran paquete de ahorro anunciado hace tiempo por Frenzel y que se anunciará el próximo viernes. Una de las medidas previstas es fusionar la central del grupo con la de la filial alemana, que hasta ahora trabajan con total autonomía, a pocos metros de distancia la una de la otra en la ciudad de Hannover. Esta fusión permitirá ahorrar algunos cientos de puestos de trabajo.

Tres años de ajuste

El grupo turístico TUI emplea en 62.000 personas en todo el mundo, la mayoría de ellas (52.000) en la división turística. Del total, 20.000 empleados se encuentran en los propios destinos turísticos. Desde el año 2003, el grupo ya ha recortado 6.000 empleos, 2.000 de ellos a raíz de la adquisición de la naviera británico-canadiense CP Ships, el verano pasado.

TUI es el mayor operador turístico de Europa y alcanza un 75% de su facturación en ese sector. Sin embargo, los altibajos sufridos por la industria tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington hicieron a TUI replantearse el negocio y otorgar más peso a su otra rama, la del transporte marítimo. Una mayor concentración en este negocio le supone una liberación de las oscilaciones debidas al terrorismo, a las enfermedades o a cualquier otra coyuntura que pueda provocar una crisis en el sector turístico.

Cuando aún se llamaba Preussag, TUI adquirió en 1997 Hapag-Lloyd. Esta empresa es resultado de la fusión en 1970 de las navieras Hapag de Hamburgo y Lloyd de Bremen, ambas fundadas a mediados del siglo XIX. El año pasado compró CP Ships por un importe de 1.700 millones de euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS