Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de camiones circulan por Europa sin tarjeta por el caos de la Generalitat

La implantación del tacógrafo digital provoca un atasco en la Administración valenciana

Miles de transportistas valencianos se arriesgan a sufrir severas sanciones de hasta 3.750 euros en carreteras de la Unión Europea porque la Generalitat Valenciana es incapaz de tramitar en un plazo razonable las solicitudes de tarjeta de conductor para el tacógrafo digital que es obligatorio en toda Europa desde el pasado 1 de enero. La tarjeta de conductor registra las horas de volante y descanso del trabajador durante el último mes y la policía francesa, por ejemplo, no acepta los resguardos provisionales de solicitud que se ven obligados a esgrimir miles de transportistas valencianos que pidieron oficialmente sus preceptivas tarjetas de conductor después del pasado abril.

España fue uno de los países europeos más empeñados en la implantación en toda la Unión Europea del tacógrafo digital, un pequeño ordenador que registra todos los movimientos y paradas de un camión, y cuyos datos se puede leer de forma inmediata mediante unas tarjetas muy similares a las tarjetas de crédito. Todos los camiones que han instalado tacógrafos digitales cuentan con una tarjeta de empresa que identifica al propietario. Las autoridades disponen de tarjetas de control, para leer los tacógrafos. Los talleres autorizados como instaladores tienen tarjetas de ensayo. Y los conductores deben llevar una tarjeta que les identifica y registra sus movimientos durante el último mes.

Las tarjetas de conductor se solicitan en los servicios territoriales de transporte que dependen de las comunidades autónomas. Las peticiones son supervisadas por las autoridades de tráfico españolas y europeas y se remiten a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, que fabrica las tarjetas. Lo normal en toda España es recibir la tarjeta de conductor por correo apenas dos semanas después de haberla solicitado, según fuentes del sector.

Pero en la Comunidad Valenciana los servicios territoriales de Transportes, sobre todo en Valencia, están atascados desde el pasado mes de abril. "Miles de tarjetas están pendientes de trámite desde mayo", asegura un portavoz de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), con sede en Madrid. Una fuente no oficial pero vinculada al sector asegura que están pendientes de tramitación "más de 3.500 tarjetas de conductor".

La patronal del transporte internacional expone el problema en una carta remitida a Jacques Barrot, vicepresidente de la Comisión Europea, donde identifica el origen administrativo del problema y especifica: "En el País Valenciano la situación se hecho insostenible, todavía no han conseguido sus tarjetas conductores que las pidieron durante los meses de mayo y junio". Más allá de la Comunidad Valenciana, sólo Guipúzcoa arrastra retrasos de "seis semanas" en la tramitación de las tarjetas, según la carta de Astic.

Para evitar los riesgos que sufren los transportistas valencianos, pioneros en las rutas internacionales a través de toda Europa, Astic sugiere que la Comisión incluya a España en la relación de países que todavía no han implantado el tacógrafo digital: Grecia, Chipre y Malta.

Manuel Collado, secretario de la Federación Valenciana de Empresarios Transportistas (FVET), ratifica que la patronal de Valencia alerta a la Generalitat de los retrasos burocráticos "desde el pasado mes de abril". "Hubo algún tipo de problema técnico y las solicitudes se acumulan desde entonces", comenta Collado.

Una portavoz oficial de la Consejería de Infraestructuras y Transporte admite el atasco burocrático en los servicios territoriales de Transportes, evita cifrar el número de tarjetas pendientes de trámite y atribuye el problema a una mera falta de personal. "La implantación de tacógrafo digital ha complicado todo", explica la portavoz, "y los servicios de transporte son puestos que sólo pueden atender funcionarios por razones de autoridad, no puedes contratar a 10 personas por las buenas". La misma portavoz dice que ya se han resuelto las carencias de personal y que el atasco en la tramitación de tarjetas estará despejado en breve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006