Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de movilidad

La huelga de autobuses atasca Moncloa en hora punta

Los trabajadores de la empresa de autobuses de línea Autoperiferia comenzaron ayer una huelga que se prolongará durante todo el día de hoy. Por la mañana, algunos trabajadores cruzaron un autocar en la salida del intercambiador de Moncloa y le quitaron las llaves de contacto. El vehículo estuvo durante una hora colapsando el tráfico.

Ambas jornadas suponen el segundo paro que llevan a cabo en un mes. Reclaman más seguridad para los conductores de los búhos (autobuses nocturnos), un calendario laboral claro y que se les pague acorde con lo que trabajan. Si la empresa no se aviene a negociar, se realizarán nuevos paros los días 11 y 12, y 23 y 24 de diciembre. Ayer, el seguimiento fue del 90%, según los trabajadores, y los servicios mínimos, del 50%. La empresa no dio cifras del seguimiento.

Autoperiferia tiene 220 trabajadores y sus autocares prestan servicio a Majadahonda, Las Rozas, Pozuelo, Quijorna, Villanueva del Pardillo, Villanueva de la Cañada y Brunete. Ayer, los portavoces sindicales denunciaban que la asignación de los turnos de libranza funciona por "amiguismo" y que quieren un calendario laboral normal.

Los empleados trataron de reunirse la semana pasada con la empresa. Pero ésta puso como condición que se desconvocasen los paros previstos. "No quisimos renunciar a la huelga sin saber de lo que íbamos a poder hablar", explicó Esteban Pascual, representante sindical de los conductores.

La empresa no quiso hablar con EL PAÍS, pero expresó, en un comunicado, su disconformidad con la actitud de sus empleados, a quienes culpa del fracaso en la negociación por su negativa a suspender las huelgas de ayer y hoy. Esta mañana los trabajadores se reunirán con la directiva de Autoperiferia en el Instituto Laboral, que mediará en el conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 2006