Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Día mundial contra el sida

Cada día se infectan ocho personas por el VIH en España

Sólo seis comunidades autónomas tienen un registro con el número de afectados

Hoy habrá ocho personas más que ayer con el VIH en España. Ésa es la velocidad de propagación del virus, que ha saltado ya las barreras de lo que se llamaron grupos de riesgo. Actualmente, cualquier persona que tenga relaciones sexuales sin protección puede estar corriendo un riesgo. La vía sexual es la principal y casi exclusiva forma por la que últimamente se transmite el virus que causa el sida.

- Tendencia. Todavía en los datos de sida esta tendencia no aparece claramente, pero ello se debe a que desde que una persona se infecta hasta que aparecen los síntomas pasa un periodo que puede llegar a los diez años. Por eso, el registro de diagnosticados muestra, en verdad, lo que ocurría hace una década, señala la secretaria del Plan Nacional contra el Sida, María del Val Díez.

- Hombres y mujeres. Ello explica que de los casos diagnosticados en hombres el año pasado, todavía en un 50,7% la vía de transmisión del virus sea el uso de jeringuillas para inyectarse drogas, y sólo un 24% se deba a relaciones heterosexuales sin protección. En el caso de las mujeres, el patrón se acerca más al que será el futuro: más del 50% se debe ya a relaciones sexuales sin preservativo.

- Cifras. Las cifras del alcance de la epidemia en España son sólo una aproximación, ya que todavía en más de la mitad de las comunidades autónomas no hay un registro de personas con el VIH. Con la extrapolación de los datos de las que sí lo tienen (Baleares, Cataluña, La Rioja, Extremadura, Canarias, Navarra, más la ciudad de Ceuta) el Ministerio de Sanidad calcula que entre 120.000 y 150.000 personas tienen en España el VIH. La coordinadora de ONG de afectados, Cesida, eleva la horquilla hasta las 200.000.

- Casos de sida. Las cifras de personas que han desarrollado la enfermedad tampoco son buenas. Desde 1981 se han producido 73.013 diagnósticos de sida, la última consecuencia del deterioro del sistema inmunológico causado por el virus. De ellas, aproximadamente el 60% han fallecido (1.601 en 2004), aunque aquí, de nuevo, los datos son sólo una aproximación, ya que una parte de las defunciones no se atribuyen al sida: hay desde accidentes de tráfico hasta hepatitis C y otras enfermedades vinculadas con el sida, o los efectos secundarios de la medicación, que los médicos no registran como debidas al sida.

- Falsa seguridad. El número de diagnósticos de sida lleva casi 10 años descendiendo, lo que ha dado una sensación de "falsa seguridad" a la población, según admiten tanto el Ministerio de Sanidad como Cesida. Pero ello no indica que la prevención esté funcionando, coinciden ambas fuentes. El presidente de Cesida, Santiago Pérez, insiste en que una lectura de estas cifras sería una irresponsabilidad. "Hay menos casos porque la gente toma la medicación, lo que retrasa la progresión de la enfermedad, pero no porque se infecten menos", señala. El hecho de que en España el acceso a los tratamientos sea universal y gratuito hace que la enfermedad sea más "social o bio-social" que un problema estrictamente sanitario, indica Pérez.

- Estigma. Por eso las ONG, sin abandonar la presión para que los tratamientos lleguen cuanto antes a quienes los necesitan, en España y, sobre todo, en el extranjero, tienen abiertos otros frentes. Las palabras clave son "estigma y discriminación". Las personas con VIH o que ya han desarrollado sida se enfrentan a obstáculos diarios, como problemas para conseguir un crédito, acoso laboral o, simplemente, ostracismo social y familiar, afirma Pérez. "La visibilidad [que la gente que está infectada lo diga] es fundamental para la normalización, pero los pioneros se exponen a ser discriminados", explica Pérez.

- Efectos secundarios. Otra fuente de discriminación

son los cambios en el aspecto que produce la medicación, la llamada lipodistrofia. "Es como llevar un cartel encima", indica Pérez. Ayer, la Comunidad Valenciana anunció que iba a sufragar las operaciones de cirugía reparadora a las personas que lo necesiten.

- Lenguaje. Parte de la discriminación tiene su origen en el desconocimiento de las vías de "no transmisión". Todavía hay quien cree que el VIH se transmite por compartir un espacio. De ahí que el Observatorio de Derechos Humanos de la Red2002 (un grupo de ONG) insista en erradicar algunos términos del lenguaje. El primero es el de "contagio", que se asocia a otras enfermedades, como la gripe o la tuberculosis, en las que basta con respirar en el mismo aire para infectarse. La palabra "transmisión" indica mejor que hace falta "un acto de voluntad, como acostarse con alguien o compartir una jeringuilla", dice el portavoz de la red, Joan Tallada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2006