Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva legislatura catalana

La mayoría de los gobiernos autónomos tampoco respetan la paridad

Fue la primera promesa electoral que cumplió inmediatamente José Luis Rodríguez Zapatero tras ser elegido presidente del Gobierno, antes incluso de retirar las tropas españolas de Irak

. Formó un Ejecutivo paritario con seis ministros y seis ministras. Pero la mayoría de dirigentes de las 17 comunidades autónomas del Estado y de las dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) no han seguido el ejemplo marcado por el presidente.

De hecho, sólo 8 de los 19 Ejecutivos autónomos respetan la paridad de sexos en el reparto de los departamentos o las consejerías, y consideran paritario el organigrama que incluye el 40% de mujeres:

- Comunidades del PSOE. Andalucía cuenta con ocho consejeros frente a seis consejeras y en Asturias hay siete varones y cuatro mujeres. En el Ejecutivo de Castilla-La Mancha ejercen ocho consejeros y seis consejeras. En Galicia, donde los socialistas gobiernan con el Bloque Nacionalista Galego (BNG), casi se alcanza el 50%, con siete consejeros y seis consejeras.

- Comunidades del PP. En las islas Baleares mandan siete consejeros y seis consejeras y en Castilla y León gobiernan siete hombres y cuatro mujeres. La ciudad autónoma de Ceuta está dirigida por cuatro consejeros y tres consejeras.

- Otras comunidades. El Gobierno del País Vasco, que está en manos del tripartito PNV-EA-EB es el único que supera el baremo y se sitúa en el 50%, con seis hombres y seis mujeres.

Tan sólo hay una mujer al frente de la presidencia de una comunidad autónoma y se trata de la popular Esperanza Aguirre (Comunidad de Madrid). Poco se ha preocupado Aguirre por la paridad, pues de los 13 departamentos que forman su Ejecutivo, únicamente cuatro están dirigidos por mujeres: Inmigración, Asuntos Sociales, Infraestructuras y Hacienda. Resulta curioso que la presidenta haya elegido a un hombre, Juan José Güemes, para llevar el timón del área de Empleo y Mujer.

Además de Madrid, los gobiernos autónomos más irrespetuosos con la paridad en la estructura gubernamental son el valenciano (ocho hombres y dos mujeres), la Junta de Extremadura (ocho y cuatro), el de Navarra (diez y dos), el catalán (diez y cuatro), el de La Rioja (siete y dos) y el de la ciudad autónoma de Melilla (ocho y dos). Todos ellos, menos el extremeño y el catalán, controlados por la derecha.

En la mayor parte de las comunidades autónomas dirigidas por hombres -todas menos la madrileña- ni siquiera se cuida la paridad en la cúpula ejecutiva. Las vicepresidencias y los departamentos de Presidencia también están en manos de varones. Llama la atención que al timón del Departamento de Presidencia y Deportes (este último tradicionalmente masculino) del Gobierno balear esté una mujer, María Rosa Puig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2006