Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Los cortos

Hitler y Stalin difundieron sus tiranías produciendo largometrajes colosales, pero al menos los propagadores estaban bien elegidos: Eisenstein, premio Stalin en 1938 por Aleksander Nevsky, poema operístico sobre el "héroe positivo", y Leni Riefensthal, cuya formalmente fascinante oda al culto de la personalidad, Triunfo de la voluntad, ha rescatado estos días Digital +. Ahora triunfa en la política española la guerra del corto, y ninguna semana falta un vídeo de partido. El lunes, Pedro Piqueras abrió Informativos Tele 5 con un comentario muy sardónico contra los dirigentes del PP, mientras mostraba las imágenes del corto del PSOE sobre el cambio de chaqueta antiterrorista de José María Aznar y sus chicos. Una vez más, resultaba instructivo ver la misma noticia en otro noticiero: el de la madrugada del martes en Antena 3, donde el héroe positivo era Aznar, y se rendía culto a su personalidad dándole implícitamente toda la voz y toda la razón.

En Hora cero (TVE-1), ese incomprensible programa con el que la televisión pública intenta imitar el sensacionalismo de Antena 3, se hablaba una vez más del clan de Marbella, y era impactante la secuencia de Julián Muñoz -menos épico que Aleksander Nevsky en la famosa batalla sobre el hielo- golpeando las cámaras de los paparazzi, que no dejan de filmarle en su arrebato. Preferí pasarme a la competencia, que al fin y al cabo tiene en los sucesos su timbre de gloria: 7 días, 7 noches (Antena 3), donde Teresa Viejo intenta dignificar un programa que se cierra con un concurso no a la mejor pegada ante la cámara sino a la chica 7 días 7 noches; las aspirantes se muestran desnudas, hablan de sus fantasías eróticas y se espera de un momento a otro en pantalla el número de su móvil. Lo más curioso fue el reportaje sobre los títulos de nobleza, que también están que arden. Así nos enteramos de que Ágatha Ruiz de la Prada lucha contra su tío por un marquesado, y que Esperanza Aguirre podría dejar pronto de ser condesa consorte. Eso motivó un comentario elegíaco de Teresa Viejo: "¿Llegará la sangre azul al río?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 2006