Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Urbanismo salvaje

El PP se apoya en dos tránsfugas para echar a un alcalde opuesto a un plan de edificación

El proyecto plantea 5.200 casas sobre suelo agrícola en una localidad alicantina de 18.000 habitantes

El PP se ha aliado con dos tránsfugas y una edil independiente en el Ayuntamiento de Pilar de la Horadada (Alicante) para presentar una moción de censura y desbancar al alcalde socialista, Ignacio Ramos, que relaciona directamente esta moción a su decisión de dejar aparcado en el último pleno la tramitación de un Plan de Actuación Integral (PAI) que plantea construir, al margen del PGOU y sobre terreno agrícola, 5.200 viviendas sobre una superficie de 2,6 millones de metros. Dos días después del debate de la moción, y a petición del PP, habrá otro pleno para sacar adelante este macroproyecto. Según el alcalde, uno de los tránsfugas y un edil del PP mantienen relaciones laborales con los promotores de este PAI.

Los seis ediles del PP, los dos tránsfugas del PSOE Josefa Meroño, segunda teniente de alcalde y edil de Personal y Cultura, y Juan José Ortiz, responsable de Seguridad Ciudadana, y la tránsfuga independiente, Alicia Martín, acudieron el lunes ante notario para suscribir esta moción de censura que permitirá al cabeza de lista del PP José Fidel acceder a la alcaldía.

El planeamiento de Pilar de la Horadada (un municipio con 18.000 habitantes en el linde entre Alicante y Murcia) se aprobó en el 2000 y proyectaba 14.000 nuevas viviendas, de las que todavía están por construir 8.000. Éste ha sido uno de los motivos por los que el actual alcalde, el socialista, Ignacio Ramos, dejó fuera del debate del último pleno, del pasado 24 de octubre, la tramitación del PAI Pinar de lo Romero, que pretenden urbanizar las empresas Metropol y Peinsa 97. El PAI fue desestimado en 2005 al no disponer de suficiente tiempo para recoger todas las alegaciones. Pero en el transfondo de la moción se vislumbran intereses personales.

El alcalde aseguró que uno de los ediles tránsfugas del PSOE tiene "evidentes intereses para que el proyecto salga adelante" ya que dirige una empresa de fontanería que trabaja para esta mercantil, al igual que otro edil del PP, del que no quiso dar más detalles, está vinculado a una de estas mercantiles. La moción de censura se debatirá el próximo 11 de diciembre. Y dos días después, el actual alcalde se ha visto obligado a convocar un pleno extraordinario, solicitado por el PP, para rescatar y aprobar este macroproyecto urbanístico. Los ediles díscolos del PSPV-PSOE han sido expulsados del partido y el alcalde firmó ayer el decreto con el que les envió al Grupo Mixto y les retiró sus competencias de Gobierno.

Presiones

Los firmantes de la moción de censura, que evitan referencias directas al PAI Pinar de lo Romero, argumentan su actuación en la "falta de impulso en la gestión administrativa, así como una ausencia de dirección política en el gobierno municipal". El portavoz del PP, José Fidel, evitó ayer dar más explicaciones y emplazó a explicar sus motivos hoy en rueda de prensa. Sin embargo, las presiones que recibió por parte de la cúpula de su partido fueron constantes durante todo el día. El presidente provincial del PP, José Joaquín Ripoll advirtió sin reservas que expulsará del partido a los seis concejales si utilizan la moción de censura para aprobar el PAI Pinar de los Romeros. El consejero de Territorio valenciano, Esteban González Pons, adelantó, que "si en Pilar de la Horadada hay dos tránsfugas que por sacar adelante un PAI apoyan una moción de censura, no se va a aprobar ese PAI por parte de la conselleria", informa Ignacio Zafra. El vicesecretario regional del PP, Ricardo Costa, esquivó el tema y optó por instar a los socialistas a que expliquen por qué incluyen en sus listas electorales a personas como los dos ediles tránsfugas de Pilar de la Horadada.

En el PSOE, el secretario de Política Municipal y Libertades Públicas, Álvaro Cuesta, exigió por carta al líder del PP, Mariano Rajoy, que "desautorice" esta moción de censura que supone "un claro quebranto" del Pacto Antitransfuguismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 2006