Entrevista:LIZ MOHN | Presidenta de la Fundación Bertelsmann

"Tenemos que enseñar los valores democráticos desde la niñez"

La presidenta de la Fundación Bertelsmann, Liz Mohn, ríe abiertamente tras escuchar el chiste que ha contado el surafricano Kumi Naidoo, secretario general de la organización Civicus, al final de su intervención ("Nelson Mandela va al cielo y se encuentra una pared repleta de relojes. San Pedro le explica que representan a personajes famosos y las agujas se mueven cuando dicen mentiras. Hay algunos que no lo hacen nunca; otros, esporádicamente, y otros, con mucha frecuencia. Pero Mandela echa en falta el de Bush y se interesa ante San Pedro, que responde: "Ése lo tiene Dios en su despacho como ventilador"). Mohn ha presidido el I Congreso Diálogo y Acción, organizado en Madrid por su fundación, y Naidoo, con el chiste, ha querido resaltar los intereses que tuercen las relaciones humanas. El encuentro, en el que han participado una treintena de responsables de fundaciones y políticos, ha intentado centrar los desafíos del futuro y de hallar las soluciones desde unas bases de Compromiso Cívico, Responsabilidad Social Corporativa de las empresas y Liderazgo Político. En una entrevista realizada con intérprete de alemán, Liz Mohn, casada con Reinhart Mohn (quinta generación de la familia Bertelsmann-Mohn), aborda esos aspectos.

Pregunta. ¿Existen muchas dificultades para esos compromisos?

Respuesta. Aquí se ha resaltado la crisis de la democracia, que, tal como la conocemos hoy, tiene muchos defectos. A los ciudadanos se les debe dejar claro que tienen obligaciones y, por supuesto, derechos. En mi opinión, hay que destacar que, para todas las profesiones hay una formación, pero no hay una formación para el político.

P. Ha quedado clara la falta de compromiso de los ciudadanos, cada vez más lejos de los políticos. Jordi Pujol ha dicho que Europa carece de liderazgo político y que no sólo consiste en "liderar y dirigir, sino también acompañar a la ciudadanía". ¿Qué opina?

R. Nosotros, los ciudadanos, tenemos la culpa, porque somos los responsables de la política, de las empresas, de las organizaciones...

P. ¿Qué receta propone?

R. Tenemos que comenzar con la educación de los valores democráticos desde la niñez. Creo que tenemos que transmitir a los jóvenes la idea de que es bueno dar, que el que da recibe siempre algo a cambio y merece un respeto y un elogio. Hay mucha gente sencilla que aporta mucho y no recibe el reconocimiento que merece.

P. ¿Por dónde deben ir las reformas sociales y económicas?

R. Es importante tener este tipo de congresos, entrar en diálogo, saber cuáles son los problemas más importantes y responder a las preguntas que surgen.

P. ¿Es compatible el desarrollo sostenible y la búsqueda de beneficios por parte de las empresas?

R. Gracias a la sociedad, la empresa puede tener beneficios y, por eso, debe devolverle una parte a la sociedad. Yo creo que los empresarios siempre que asumen una responsabilidad, tienen más éxito en su empeño económico.

P. España parece muy retrasada con respecto a países de su entorno. ¿A qué hay que atribuirlo?

R. La democracia ha entrado en España con mucho retraso. Después, tiene que haber un nivel de vida adecuado, aprender a trabajar en libertad hasta que la democracia se consolide y ser capaces de confiar en la política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de noviembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50