La Diputación de Guipúzcoa aplaza dos meses la acogida de menores de Canarias

Adquirirá un local que no necesita reforma y su ocupación podrá ser inmediata

La Diputación de Guipúzcoa, la única institución vasca que ha mostrado su disposición a acoger a menores extranjeros procedentes de Canarias, abrirá en dos meses un edificio donde atenderá a estas personas. El portavoz foral, Koldo Azkoitia, confirmó ayer que próximamente se adquirirá este centro, que no necesita reforma, y se podrá ocupar de forma "inmediata". Vizcaya ya comunicó al Gobierno central que no puede aceptar a menores del archipiélago y Álava sigue a la espera de que el Ministerio de Asuntos Sociales le aclare las condiciones de la acogida.

Guipúzcoa no podrá recibir hasta mediados de enero de 2007 a un cupo de menores extranjeros recluidos en estos momentos en centros de Canarias. Así lo hizo saber ayer Azkoitia en una comparecencia pública en la que confirmó la disposición de la Diputación de hacerse cargo de un grupo no determinado de estas personas.

El traslado de los menores se producirá en cuanto la institución foral adquiera este "equipamiento", cuya ubicación y características rehusó concretar para evitar que surjan problemas con su apertura. El local no precisa de ninguna reforma, por lo que su uso será inmediato, aseguró Azkoitia.

En Canarias hay en estos momentos 888 menores inmigrantes recluidos en centros que se encuentran desbordados, según los datos facilitados hace una semana por el viceconsejero canario de Asuntos Sociales, Froilán Rodríguez, quien ha recordado que desde el acuerdo que firmó en septiembre pasado con el ministerio, sólo se han trasladado a 109 personas a diferentes puntos de la Península.

Aún está por concretar el número de menores que pasarán a estar bajo la tutela de la Diputación guipuzcoana. Azkoitia no pudo precisar esta cifra y se limitó a reiterar que esta institución va a ser solidaria y contribuirá a paliar el drama humano que se vive en Canarias.

Vizcaya y Álava no van a poder participar, por el momento, en este programa puntual de acogida. Fuentes de la Diputación vizcaína insistieron ayer en que sus recursos están desbordados solamente con los menores extranjeros que llegan por sus propios medios a este territorio. A mediados del pasado mes de octubre, el ente foral ya comunicó oficialmente al Gobierno central que no puede hacer frente a un grupo de menores procedentes de Canarias.

Por su parte, Álava sigue mostrando su "buena disposición, pero antes de dar el paso quiere que el ministerio concrete en qué condiciones se produciría la recepción de estas personas. El departamento foral de Asuntos Sociales ha solicitado a Madrid "información precisa" sobre el perfil de los chicos, el periodo en que estarían tutelados y el tipo de instalación donde estarían atendidos.

Un representante de la Diputación alavesa aseguró que no dispone de alojamientos para este fin, por lo que instó a la Delegación del Gobierno a proporcionarle esta infraestructura. "Tendrían que ser el ministerio o el Departamento de Vivienda [del Ejecutivo vasco] los que ofrecieran un centro para acoger a estos menores. La Diputación sólo puede hacerse cargo de los programas de atención", aseguraron fuentes de la mencionada institución.

Nuevo centro

El número de menores inmigrantes que tutelan en la actualidad las tres diputaciones apenas ha variado en el último mes, según confirmaron ayer los departamentos que asumen esta competencia. Los centros de internamiento de Vizcaya acogen a algo más de 250 personas y se encuentran abarrotados; en Guipúzcoa se atiende a casi un centenar y en Álava son una veintena.

Esta cifra irá aumentando en el futuro conforme las diputaciones se vayan dotando de nuevos recursos asistenciales. En este sentido, la Diputación de Guipúzcoa ha acordado rehabilitar dos edificios anexos en San Sebastián para transformarlos en un centro de acogimiento de menores inmigrantes, según informó Azkoitia. Invertirá 2,2 millones de euros en su reforma para dotarlo de 36 plazas de acogida.

Este nuevo inmueble, ubicado en las afueras de la capital guipuzcoana, no estará preparado hasta dentro de un año y medio, el tiempo que tardarán las obras en el denominado Colegio y Casa de Familia del complejo Uba. El futuro centro de acogida de urgencia albergará a los menores mientras se analiza su situación personal como paso previo a la declaración de desamparo y asunción de su tutela por parte de la Diputación si los informes así lo aconsejan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 22 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50