Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona pide a Medio Ambiente que los diques de las playas permitan la práctica del surf

El Ayuntamiento de Barcelona ha solicitado al Ministerio de Medio Ambiente que haga compatible el proyecto de construir un dique para estabilizar las playas de la ciudad con la práctica del surf. Esta petición se produce tras la denuncia de la Asociación Catalana de Surf, que considera que el proyecto previsto por la Administración central para frenar la pérdida de arena de las playas cuando se producen temporales supone la desaparición de este deporte en el litoral barcelonés.

Tras la protesta realizada por varios centenares de surfistas y practicantes de deportes marinos el pasado domingo en Barcelona para denunciar la actitud del Ministerio de Medio Ambiente, un portavoz del Gobierno municipal señaló ayer que esta petición se incluía ya en las alegaciones que el Ayuntamiento presentó el pasado mes de junio al proyecto estabilizador.

"Esta solicitud al Ministerio de Medio Ambiente ya había sido formulada por el Ayuntamiento el pasado 31 de marzo, antes de abrirse el periodo de alegaciones al proyecto", aseguró ayer un portavoz municipal, en respuesta a las críticas que los surfistas han lanzando en contra de la acción del tripartito municipal.

Modelo a escala

Según la versión del Ayuntamiento, el ministerio que dirige la socialista Cristina Narbona está "realizando un modelo que reproduce a escala un tramo del perfil de las playas de Barcelona y los nuevos diques, para conocer la afectación del proyecto de estabilización en el comportamiento de las olas, la arena y el agua". "Se ha invitado a representantes de la Asociación Catalana de Surf", entidad impulsora de la protesta del pasado domingo, a "asistir a la reunión en la que el Ministerio de Medio Ambiente aportará los resultados de este trabajo", precisan desde el consistorio.

El Ministerio de Medio Ambiente ya ha empezado a ejecutar en la playa de la Barceloneta las obras para estabilizar el litoral barcelonés y evitar la pérdida de arena que se produce cuando hay temporales, sobre todo los de Levante. Estas obras, que finalizarán la próxima primavera, prevén la construcción de un dique emergido de 150 metros de longitud y la prolongación de dos diques que delimitan la playa de la Barceloneta con la de Sant Sebastià.

El resto del proyecto, que debe permitir estabilizar también la arena en el resto de playas de la ciudad, las tres que se prolongan hasta el Fòrum, en el límite con Sant Adrià de Besòs, está pendiente de alegaciones presentadas, entre otras, por el Ayuntamiento de Barcelona. El municipio barcelonés ha pedido garantías sobre la correcta circulación del agua y de las embarcaciones tras la construcción de diques semisumergidos que evitarán que las playas pierdan arena, pero también que los surfistas puedan practicar su deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006