El jefe de la unidad de Delitos Monetarios no acude a declarar

El comisario Miguel García- Izquierdo, jefe de la Brigada de Delitos Monetarios, tenía que haber declarado ayer en el juzgado de Valdemoro. El juez que instruye el caso Ciempozuelos, Agustín Carretero, lo había citado en un principio como testigo. Pero el pasado viernes, tras escuchar las declaraciones del inspector jefe Vicente García Novoa, decidió modificar la citación y llamarle como imputado. García-Izquierdo tenía que comparecer con su abogado. Pero no acudió.

El juez Carretero decidió hacer un nuevo llamamiento y ha vuelto a citar al jefe de la Brigada de Delitos Económicos para el próximo 30 de noviembre. García-Izquierdo relatará cómo la Unidad de Prevención del Blanqueo de Capitales de Andorra (UPB) envió el 8 del pasado mayo un fax alertando a España sobre el dinero ingresado por los ex alcaldes de Ciempozuelos.

El inspector jefe que recibió el documento, Mario Jiménez, supuestamente no lo registró en la brigada ni dejó constancia escrita de que se hubiera recibido. A continuación se lo dio a García Novoa, pero no comunicó nada a sus superiores hasta el pasado 14 de septiembre, cuando le contó el caso a García-Izquierdo, que había sido nombrado tan sólo tres meses antes. El comisario pidió a García Novoa un borrador, ampliado posteriormente para añadir unos datos, para enviarlo a la Comisaría General de Información.

La Comisaría General de Policía Judicial contactó con la Fiscalía Anticorrupción e inició una investigación que permitió formalizar la denuncia el 3 de octubre ante la fiscalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50