Secuestrado un viceministro iraquí en una nueva oleada de violencia

Agencias
Hilla / Bagdad - 19 nov 2006 - 23:00 UTC

Una decena de ataques sacudió ayer Irak y se cobró la vida de unas 50 personas. Además, un viceministro de Sanidad iraquí, Amár al Safar, fue secuestrado en su propia casa, en el norte de Bagdad.

Un grupo de insurgentes desconocidos secuestró al viceministro mientras se encontraba en su vivienda, según informó el canal de televisión estatal Al Iraqiya. Al Safar es miembro del partido chií de Al Daua, al que pertenece el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki. Los responsables del Gobierno y de los distintos ministerios iraquíes son objetivos frecuentes de secuestros y asesinatos perpetrados por grupos de insurgentes que les acusan de colaborar con las tropas de ocupación en el país.

En el incidente más violento de ayer, un terrorista suicida mató a 22 personas en Hilla, una ciudad de población chií ubicada a 100 kilómetros al sur de Bagdad, tras engañarles con una oferta de empleo y volar el microbús en el que los trabajadores pensaban viajar. Según la policía, también hubo 49 personas heridas en este atentado. "Estaba con otros trabajadores cuando el microbús llegó y el conductor dijo que buscaba empleados. Todos corrieron hacia él y entonces hizo explotar su vehículo", contó Ali Mohamed a la agencia Reuters desde un hospital local. "Vi la explosión y me tiré al suelo", explica Mohamed, con el muslo izquierdo vendado.

Otro superviviente, Muhsin Hadi Alwan, de 33 años, precisó: "La repentina explosión sacudió todo el área y rompió las ventanas de una oficina en la que me encontraba", informa Europa Press. "La tierra quedó cubierta de restos humanos y de sangre, y los supervivientes corrían en todas direcciones", agregó.

Acto de venganza

Un grupo islamista suní se atribuyó la autoría del atentado, que presentó como una venganza por los actos violentos cometidos por radicales chiíes, entre ellos el secuestro de decenas de personas en Bagdad el pasado martes. "En respuesta a los crímenes de los chiíes y el secuestro de decenas de suníes no armados en un edificio del Ministerio de Educación Superior, los héroes de las Brigadas de los Leones de la Rectitud volaron un vehículo en Hilla", declara el grupo insurgente en un comunicado.

La táctica usada ayer ha sido empleada con anterioridad por terroristas suníes vinculados a Al Qaeda. Hilla ha sido el escenario de numerosos atentados en los últimos tiempos, entre ellos uno de los peores ataques desde la invasión estadounidense, que se cobró la vida de 125 personas en febrero de 2005.

Por otra parte, en otros incidentes violentos fallecieron 30 personas en todo el país, entre ellas 24 civiles. Los ataques coinciden con la visita a Bagdad del ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, que acudió a Irak para hablar con las autoridades de los terroristas suníes que llegan al país pasando por Siria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de noviembre de 2006.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50