Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El policía del 'caso Ciempozuelos' admite su amistad con un cargo del PP

Vicente García Novoa, el inspector de policía expedientado por haber retenido más de cuatro meses el caso Ciempozuelos -e imputado ahora por el juez-, admitió ayer en el juzgado que es amigo y conoce al actual tesorero del Partido Popular, Álvaro de la Puerta Quintero. García Novoa, de 54 años, declaró ayer ante el juez Agustín Carretero, instructor de este caso, por un supuesto delito de ocultación de documentos. El sumario de este caso contiene un escrito anónimo que indica que García Novoa ha estado suministrando información sobre este asunto al PP a través de De la Lapuerta. García Novoa aclaró que es amigo de De Lapuerta desde hace casi 30 años, pero negó haberle facilitado información y dijo "sentir" que su amigo se esté viendo implicado en este asunto.

García Novoa declaró ante el juez que su jefe le entregó en mayo de este año una información remitida vía fax por un policía de Andorra que ponía de manifiesto el supuesto cobro de comisiones por parte de los ex alcaldes socialistas de Ciempozuelos Pedro Torrejón y Joaquín Tejeiro. Señaló que, al tiempo que le facilitaba la información, su inmediato superior le pidió que dejase el tema parado hasta que las autoridades policiales de Andorra ratificasen oficialmente la información recibida por fax. Añadió que tres días después de ese comentario, su jefe fue apartado del puesto y destinado a otro lugar. Según explicó, fue nombrado otro jefe, pero también de forma accidental, a mediados de julio. Finalmente, a mediados de septiembre el cargo fue ocupado por su actual titular, Miguel García-Izquierdo, jefe de la Brigada de Delitos Monetarios. García Novoa añadió, según asistentes al interrogatorio, que habló con su nuevo jefe, a mediados de septiembre, y que éste le dijo que hiciese una nota informativa sobre ese asunto, cosa que hizo. Comentó, asimismo, que más tarde supo que su jefe había añadido dos párrafos a la nota original que él había hecho y que los dos folios de su informe se habían convertido en tres.

Párrafos añadidos

García Novoa entregó ayer en el juzgado dos informes: el que hizo él, de dos folios, y otro que supuestamente hizo su superior, de tres folios, y con los dos párrafos añadidos. Los dos párrafos añadidos no restan valor al informe de García Novoa, sino que dan más detalles sobre el supuesto chanchullo cometido por los ex alcaldes de Ciempozuelos. En ellos se alude al supuesto cobro por parte de los alcaldes de 1,8 millones de euros en comisiones por recalificaciones de terrenos y al hecho de que el Ayuntamiento de Ciempozuelos había dado luz verde al planeamiento urbanístico el 26 de mayo de 2006. Ambos datos son importantes porque coinciden con un contrato que Tejeiro envió a un banco de Andorra y en el que trata de justificar la procedencia del casi un millón de euros que él y Torrejón habían ingresado en dos cuentas de esa entidad. Es decir, el supuesto segundo informe hecho por el jefe no elimina información, sino que aporta datos cruciales de la investigación iniciada por la Unidad de Prevención contra el Blanqueo de Capitales de Andorra (UPB).

El caso Ciempozuelos llegó a la Fiscalía Anticorrupción a primeros de octubre y se judiciali-zó en torno al día 22. El juez tiene previsto interrogar el próximo lunes al comisario García-Izquierdo. Inicialmente, el juez le había llamado como testigo, pero tras la declaración de García Novoa comparecerá como im-putado. Anoche no estaba cursada la citación al comisario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de noviembre de 2006