Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas visuales piden cambios en la Ley de Propiedad Intelectual

Las asociaciones profesionales buscan el apoyo de los creadores del País Vasco

Las asociaciones profesionales de artistas plásticos y la VEGAP (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos), la sociedad que gestiona los derechos de los creadores visuales, buscan desde el pasado mes de junio apoyos para su reivindicación de introducir cambios urgentes en la Ley de Propiedad Intelectual, promulgada en 1987, para lograr una protección eficaz de sus derechos económicos y morales. Entonces divulgaron el denominado Manifiesto de Santander, un documento que reclama la reforma "integral, justa y equilibrada" de la ley para beneficiar a la creación artística. Ayer celebraron en Bilbao una reunión a la que asistió una treintena de personas vinculadas al sector de la creación visual para debatir sus reivindicaciones.

Javier Gutiérrez, director de la Fundación Arte y Derecho, creada por la VEGAP, y Florenci Gutín, coordinador de la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales, defendieron la reforma legal para proteger la explotación de piezas expuestas en espacios públicos y abogaron por un texto legal que garantice a los autores la remuneración compensatoria por el uso privado de copias de las obras, entre otros cambios legales. En su opinión, la Ley de Propiedad Intelectual limita a los artistas visuales derechos que otros creadores (escritores, músicos o cineastas) tienen reconocidos y no contempla la protección y la remuneración de las prácticas artísticas surgidas con la utilización de la tecnología digital y los nuevos medios de comunicación.

Baja protección

Los artistas vascos reconocen el "bajo nivel de protección" de sus derechos de autor, que achacan al desconocimiento y a la no aplicación de la Ley de Propiedad Intelectual. En la reunión de ayer, celebrada en Bilbaoarte, los artistas asistentes eran minoría, frente a profesionales de otras áreas. El escultor Andrés Ángel, patrono de la Fundación Arte y Derecho, propuso en el encuentro la constitución de una asociación vasca de artistas, que no existe desde la desaparición de Mediaz, para canalizar las reivindicaciones.

El Gobierno central propuso reformar la Ley de Propiedad Intelectual en esta legislatura, pero aún no ha redactado proyecto alguno. Antes de finales de año, las asociaciones de artistas visuales tienen previsto presentar los apoyos recabados por el Manifiesto de Santander.

En este sentido, piden también que reforme la ley para evitar contratos de compraventa "leoninos", que afectan a los derechos de autor con claúsulas abusivas. El ejemplo más claro de estas prácticas que encuentran los representantes de los artistas es el modelo de adquisiciones del Museo Guggenheim Bilbao. "La compra queda condicionada en el contrato a la cesión total de los derechos de autor", señalan. "El Guggenheim sigue un modelo de comportamiento pensado desde una óptica diferente, más comercial. No tiene en cuenta que una transmisión de derechos requiere un contrato específico". No todos los artistas ceden sus derechos al vender obra al Guggenheim. Antoni Tàpies, por ejemplo, lo rechazó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 2006