Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón prohíbe a los agentes de tráfico llevar el pelo largo o barba

El nuevo reglamento también les impide fumar y lucir pulseras o collares

El proyecto del Reglamento de los Agentes de Movilidad, que se encargan de regular el tráfico en la capital, ha caído como un jarro de agua fría en el cuerpo. Estas normas internas impiden a los agentes llevar el pelo largo, barba o fumar durante el servicio. Además, les prohíbe llevar pulseras y collares en el trabajo. Tres sindicatos (CC OO, CSIF y UGT) han presentado alegaciones a estas normas y han pedido la suspensión inmediata hasta que no se consensue con los representantes de los afectados.

Los reglamentos de otros cuerpos, como la Guardia Civil, la Policía Municipal o el Cuerpo Nacional de Policía, son menos severos que el de los agentes de tráfico que prepara el Ayuntamiento y permiten a los agentes lucir barba y bigote.

La UGT presentó ayer una serie de alegaciones apoyadas por 500 firmas de los 700 trabajadores que forman el cuerpo. El sindicato cree que algunos preceptos recogidos en este escrito pueden ser inconstitucionales.

Los 67 artículos del reglamento detallan el cuidado personal de los agentes en el trabajo. "El personal masculino ha de presentarse al servicio afeitado. El pelo se llevará del color natural, no excediendo en longitud la parte inferior del cuello de la camisa o la cazadora. No deberá tapar las orejas, evitando los excesos y ajustándose al decoro e imagen propias de los servidores públicos", recoge el artículo 24.2.

En el caso de las mujeres, el peinado no podrá impedir que la cara esté "despejada y visible". "El personal masculino no utilizará pendientes, pulseras, collares o adornos análogos. Y el femenino no utilizará pendientes largos ni pulseras o collares ni cualquier otro objeto que menoscabe su libertad de movimientos o su seguridad", añade el artículo.

El artículo 38 añade que los agentes deberán saludar al estilo militar (mano derecha junto a la gorra) ante el alcalde, los concejales, los símbolos e himnos oficiales. El reglamento también explica a los agentes que "el saludo es una manifestación de educación y respeto que siempre debe realizarse con corrección",

El portavoz de UGT en los Agentes de Movilidad, José María Hernández, se preguntaba ayer: "Si los agentes de movilidad forman parte de un cuerpo civil, ¿por qué tienen que realizar el saludo militar?".

En el servicio "mantendrán su cuerpo erguido, sin apoyarse en paredes ni vehículos, ni adoptar posturas que denoten negligencia o abandono". "Se abstendrán de fumar o masticar cualquier producto en el tiempo del servicio, excepto durante el descanso", añade el artículo 59.

El portavoz del grupo municipal socialista, Óscar Iglesias, también criticó la función de los agentes de movilidad, ya que, en su opinión, son "más agentes de ventas que otra cosa". Según Iglesias, su función es "poner multas para pagar las obras de la M-30". "No se ha cumplido ninguna de las funciones de los agentes, que se sienten incómodos por la presión de sus superiores para poner multas", añadió.

El coordinador general de Servicios a la Comunidad, Fernando Autrán, recordó que el reglamento está en fase de alegaciones públicas, por lo que los escritos de los sindicatos serán estudiados. También alegó que, al tratarse de un cuerpo de agentes de la autoridad e ir uniformados, deben someterse a unas normas básicas de funcionamiento. "Se trata de un cuerpo perfectamente estructurado jerarquizado y orgánico, por lo que no se vulnera ningún precepto constitucional", añade Autrán. Éste puso como ejemplo que las pulseras y los colgantes se prohíben, porque, en caso de incidente, los agentes sufrirían lesiones más graves. "Lo hacemos por su seguridad", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 2006