Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell evita todo compromiso hacia el legado de Joan Fuster

La Biblioteca Valenciana (BV) hizo pública ayer la enésima declaración de intenciones respecto a la apertura al público del legado del ensayista Joan Fuster (Sueca 1922-1992). Un breve comunicado, en el que no consta compromiso económico de las partes implicadas (Generalitat Valenciana y Ayuntamiento de Sueca), anuncia que la biblioteca ubicada en la casa de la calle sant Josep número 10 de Sueca, donde vivió el escritor valenciano, "podrá comenzar a funcionar a partir de este mismo momento". La falta de precisión del texto esconde un dardo envenenado más de los que han cruzado el Consell, en manos del PP, y el particular tripartito (PSOE-Entesa, ERPV y PIPM) que gobierna Sueca.

El breve comunicado de la Biblioteca Valenciana también obvia nombres y representatividad de "las personas e instituciones comprometidas en la conservación, la gestión y la difusión del legado de Joan Fuster" que llegaron a este acuerdo.

Vicente Navarro de Luján, director general del Libro; Salvador Gil, alcalde de Sueca; y Josep Palàcios, heredero del ensayista, firmaron este nuevo protocolo.

La gacetilla difundida por la Biblioteca Valenciana omite, también, la constitución de la comisión de asesores para la gestión de la Casa-Biblioteca Joan Fuster, que estará formada, a propuesta de la BV, por el profesor de secundaria, escritor y hasta ayer coordinador del espacio en cuestión, Víctor Gómez Labrado; y Romà Seguí, jefe del servicio técnico de la propia BV. Gil, alcalde de Sueca, impone a Antoni Domingo, secretario particular durante los últimos años de la vida de Fuster y profesor de primaria, y el escritor y también maestro de primer nivel Josep Franco. Y por parte de Josep Palàcios, heredero del intelectual suecano, los profesores universitarios Antoni Furió y Jaume Pérez Montaner. Algunos de ellos mantienen un velado enfrentamiento desde hace años.

Palàcios aseguró que existe un compromiso financiero de parte de la Generalitat para sostener la biblioteca pero el alcalde de Sueca dijo desconocerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 2006