Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ex azulgrana se reivindican

El Deportivo tocó anoche la pelota más que nunca y demostró, como dijo Arbeloa, "quetambién sabe jugar al fútbol". Fue, curiosamente, gracias a dos futbolistas que salieron de la cantera azulgrana. Verdú, al que Edmilson hizo el penalti del empate, y Cristian se reivindicaron contra el equipo que los crió.

El Deportivo alineó de inicio a cinco catalanes (Sergio, Capdevila, Lopo, Cristian y Verdú); el Barça, sólo a uno, porque Xavi estaba tocado y Puyol llora la muerte de su padre. Riazor esperaba más del Barça, y hasta Rijkaard tuvo que agarrarse a los detalles: "Hay que felicitar a los jugadores porque han trabajado". El técnico holandés se apoyó en "la hierba demasiado alta" para justificar que su equipo no moviese la pelota con fluidez. El entrenador culé cree que el estadio de Riazor "muy pocos equipos van a ganar o sacar un empate".

El Barça lo hizo contra un rival que lo había ganado todo en su estadio y con futbolistas que Rijkaard conoce bien. "Que jueguen de titulares es muy bueno y creo que han sido muy listos", comentó. El técnico local, Joaquín Caparrós, estaba encantado y también tuvo un reconocimiento para ellos: "Es muy importante lograr este resultado con chicos como Verdú o Cristian. Dirán que soy pesado, pero hay que recordarlo para reforzarles la moral. Han empatado contra un equipo que es campeón de Europa. Y era la primera vez que se enfrentaban a jugadores de esta clase".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2006