Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fútbol | Novena jornada de Liga

Fallece Sergi López, ex jugador del Barça y del Zaragoza

El hermano de Gerard fue arrollado por un tren en Granollers

Sergi López, ex jugador del Barcelona y del Zaragoza, falleció ayer al ser arrollado por un tren en la estación de Granollers Centre. Según los indicios, Sergi, que tenía 39 años, se lanzó a la vía. Su hermano Gerard, que juega en el Mónaco, viajó de manera inmediata a Granollers. Sergi sufría graves problemas personales y había estado en tratamiento psiquiátrico. Recientemente se había separado y vivía en Argentina. Hoy se efectuará la autopsia.

Las lesiones perjudicaron la carrera como futbolista de Sergi, especialmente los problemas que tuvo en sus rodillas y que le obligaron a pasar por el quirófano hasta en cinco ocasiones cuando todavía no había cumplido 21 años.Era un central de 1,80 metros. Surgido de los benjamines del Granollers, el Real Madrid y el Barcelona pujaron por su fichaje. Finalmente se incorporó al club azulgrana con el que disputó 19 partidos de Liga y formó parte del equipo que ganó el primer título liguero con Johan Cruyff como entrenador en 1991, además de la Recopa en 1989 y las Copas del Rey en 1988 y 1990.

En la temporada 1991-1992 jugó en el Mallorca y acto seguido fichó por el Zaragoza, con el que también se adjudicó la Recopa. En total, jugó 71 partidos en Primera División. Después también jugó en Tercera División con el Gavà.

Solana, ex compañero de Sergi en el Zaragoza, al recibir la triste noticia, manifestó: "Era el tío más alegre del mundo. Aparte de sus problemas en la rodilla era el alma del vestuario del Zaragoza. Recuerdo perfectamente la celebración que hizo en el balcón del ayuntamiento después de ganar la Recopa. Tiró la corbata, la chaqueta y nos animó a todos con sus cánticos. Era una persona excepcional". Otro de sus ex compañeros en el equipo aragonés, Belsué, que también coincidió con Gerard en el Alavés, comentó: "Tenía una calidad futbolística indiscutible. Y humanamente era muy dicharachero y extravertido".

Cedrún, compungido, indicó: "Es un auténtico palo. Estoy seguro que hubiese triunfado en el fútbol si no hubiese tenido problemas en la rodilla. Tenía una calidad portentosa, tanto deportiva como humana. Ahora le veo en el centro del campo cuando ganamos la Recopa con el altavoz en la mano cantando y animando a todos. Aquí tuvo sus bajones pero no pensaba que fuera a suceder esto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2006