Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCISCO REAL

"Al abogado no se le tiene en cuenta todo lo que le corresponde"

Valencia
Dos programas distintos, dos perfiles diferentes, se miden mañana ante los más de 8.000 letrados de Valencia para hacerse con la dirección del Colegio de Abogados de Valencia. En común, el derecho. De fondo, la continuidad con Francisco Real o una propuesta atrevida de cambio guiada por el profesor universitario Vicente Baeza

Francisco Real, abogado en ejercicio desde 1965, es la opción continuista. Ha sido presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Abogados y llega a la candidatura después de haber sido segundo de Fernando Alandete y haberse convertido en titular tras su dimisión. Dice que no juega a favor de nadie y atribuye el giro templado frente a las críticas a la Administración del que fuera su jefe de filas a un mejor entendimiento. Su opción está plagada de nombres conocidos con experiencia en el gobierno del Colegio de Abogados. Es crítico con el poder judicial, del que dice "debe tener más presente que cumple con un servicio público, como el de la administración o un colegio profesional, y así las cosas saldrían mejor". Reconoce que la imagen de los abogados está dañada y cree que "no se le tiene en cuenta todo lo que le corresponde, en materia de asesoramiento, de elaboración de leyes". Rechaza las acusaciones de falta de transparencia que de forma interina ha dirigido en los últimos meses. Admite que más de 8.000 letrados colegiados en Valencia son un dulce para los partidos políticos. "Entiendo que tengan sus tentaciones para acercarse a ellos". Dice que el colegio es apolítico, aunque él mismo ha realizado afirmaciones que han servido a intereses de la Generalitat, y que "la independencia es esencial para el abogado". Se propone avanzar en el modelo de turno de oficio, responsabiliza de algunos de los males de la justicia al poder judicial, defiende un impulso a la mediación (contando con los letrados) para evitar contenciosos, y se ve ganador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 2006