Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De la Cope a Popular TV

La Iglesia católica refuerza la estrategia mediática con el impulso a su cadena de televisión

La Iglesia católica salta de la radio a la televisión. Del brazo de la Cope, la segunda cadena de radio en audiencia, la Conferencia Episcopal ha tejido una red de televisiones que en pocos años se ha extendido por prácticamente todas las comunidades autónomas. La marca Popular TV se difunde por medio centenar de emisoras y su programación tiene proyección a través del satélite y de las redes de cable.

Para la Iglesia, la televisión es un instrumento a través del cual "el anuncio y la novedad del Evangelio puede llegar cualitativa y cuantitativamente a lugares, ambientes y personas no alcanzables por otros medios de comunicación", tal y como expresó el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, en el primer Congreso de Televisiones Católicas celebrado recientemente en Madrid. El canal TMT, de la archidiócesis de Madrid, está asociado a Popular TV, una televisión que la Conferencia Episcopal "promueve y apoya".

Popular TV se define como una cadena "de programación generalista y de identidad católica, con amplios espacios de programación local". Rouco Varela elogió en aquel encuentro el "prodigioso instrumento que es la televisión" para el ejercicio de la "misión evangelizadora". Y explicó que una propuesta televisiva específicamente religiosa es "prácticamente inviable empresarialmente" si su titular o soporte jurídico no pertenece al ámbito canónico.

Mediante la empresa Iniciativas Radiofónicas y de Televisión, la Conferencia Episcopal ha obtenido emisoras en varias comunidades. El Ejecutivo madrileño, presidido por Esperanza Aguirre (del PP), le otorgó hace un año cinco licencias de televisión digital local, una de ellas al Arzobispado de Madrid y cuatro a la Cope. Más tarde sumó emisoras en Valencia y Murcia, comunidades gestionadas por el PP. Además, la Cope es titular de una licencia en Pamplona.

Una de las primeras incursiones de la Iglesia en los medios audiovisuales fue Radiotelevisión Diocesana, integrada por Radio Santa María de Toledo y Canal Diocesano de Televisión. La primera nació en 1993 y la segunda opera desde 1997. Este organismo está gestionado por el arzobispado de Toledo, y sus responsables aseguran que su objetivo es "ser un cauce para el anuncio del Evangelio y la difusión de la vida de la Iglesia, desde las exigencias y retos que plantean la sociedad y la cultura de nuestro tiempo". La compañía, que "no admite ingresos publicitarios", se nutre de contenidos generalistas que están teñidos de un marcado carácter religioso, con retransmisiones de actos litúrgicos y espacios sobre la Biblia y la vida cristiana.

Popular TV, como el resto de las televisiones católicas del mundo, tendrá acceso a H2O News, un proyecto que ofrecerá desde Roma material audiovisual y noticiarios completos.

Además de informativos, la cadena de la Iglesia se nutre de series, documentales, programas infantiles y películas. A principios de octubre reforzó su oferta con el magacín vespertino de actualidad Esta tarde Mariasela con temas que "tratan de llegar al lado más profundo del ser humano" y las series Fama y La casa de la pradera. "¿Existe algún ejemplo mejor de familia buena y unida en la televisión que la de los Ingalls?", se preguntan sus responsables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2006