Crónica:Fútbol | Séptima jornada de LigaCrónica
i

Tamudo evita la derrota del Espanyol

Tamudo advirtió por dos veces la única grieta de la zaga rival y selló un empate contra el Racing, resultado que no impulsa a ninguno de los dos equipos en la clasificación ni sosiega los ánimos de sus directivas. El Espanyol, renqueante y descompensado en la zona de creación, no encontró solución al embrollo del centro del campo. El Racing, simple pero pragmático, se relamió con la dupla Zigic-Munitis, que saca petróleo de la nada. Pero Tamudo, siempre atento y eficaz, puso el punto final.

El Racing ha reconvertido la versión de El gordo y el flaco a la del alto y el bajo. O, lo que es lo mismo, los delanteros Zigic y Munitis. Entre ambos acaparan todo el peso del ataque de su equipo, que defiende con ocho. La estrategia funciona a las mil maravillas. Rechazada la opción de rasear la pelota, Zigic se frota las manos cada vez que sus compañeros utilizan la táctica del balonazo arriba; sus dos metros se elevan por encima de todos y prolonga con facilidad las jugadas. Munitis, siempre atento, de arranque fácil y rápido, se cansó de buscar las espaldas de los defensas. Y todo encajó cuando Jarque, en un error tremendo, dejó expuesto al equipo y vendido a Kameni, cuando falló un pase cerca de su área que cayó en los pies del revoltoso Zigic. Éste alzó la vista y puso el balón a la carrera de Munitis, que ante la salida de Kameni cruzó el esférico. Palo y gol. Fallo y mazazo.

ESPANYOL 2 - RACING 2

Espanyol: Kameni; Velasco, Jarque, Torrejón, Chica; Zabaleta (Julián, m. 75), Moisés Hurtado; Luis García, De la Peña (Riera, m. 60), Corominas (Pandiani, m. 46); y Tamudo. No utilizados: Gorka Iraizoz; Lacruz, Ito y Moha.

Racing: Toño; Pinillos, Garay, Rubén, Luis Fernández; Scaloni (Balboa, m. 87), Colsa, Antonio Tomás (Vitolo, m. 68) Felipe Melo (Óscar Serrano, m. 76); Munitis y Zigic. No utilizados: Calatayud; Oriol, Juanjo y Aganzo.

Goles: 0-1. M. 25. Munitis aprovecha un pase al hueco de Zigic. 1-1. M. 45. Tamudo remata un centro de Velasco peinado por Hurtado y Tomás. 1-2. M. 85. Chica se mete un gol en propia puerta al intentar rechazar un centro de Munitis. 2-2. M. 89. Tamudo, de penalti.

Árbitro: Undiano Mallenco. Mostró la cartulina amarilla a Colsa, Munitis, Toño, Moisés Hurtado y Antonio Tomás. Expulsó con la roja directa a Pinillos (m. 89).

Estadio olímpico Lluís Companys de Montjuïc: 18.000 espectadores.

Sólo Tamudo supo desatascar al Espanyol. Incómodo y carente de recursos, el equipo blanquiazul se atragantó tanto con el balón en los pies como con la condición de ser el equipo local, de tener que llevar la iniciativa. El ariete le dio vida a su equipo antes de alcanzar el descanso y en la prolongación.

Y es que la historia de los goles se repitió por partida doble. Munitis, ávido de goles, aprovechó un error de la zaga blanquiazul, que al tratar de tirar el fuera de juego dejó sólo al menudo y eléctrico delantero. Éste, tras una larga galopada, centró al punto de penalti. Chica, en su intento por despejar el cuero, tuvo la mala fortuna de marcarse en propia puerta. Pero Tamudo, de nuevo en el último suspiro, encontró un hueco entre la maraña de futbolistas cántabros. Le entró el guardameta Toño en busca del trueque: la roja por una falta fuera del área. No lo consiguió. Sí lo hizo después Pinillos, que le tiró a la lona dentro del límite permitido. Tamudo no erró desde los 11 metros y, una vez más, rescató al Espanyol. En esta ocasión, con su gol 100 en la Liga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50