La campaña electoral en Cataluña

ERC advierte del riesgo de que el Gobierno catalán "se decida en Madrid"

Puigcercós anima a lograr un resultado que haga imprescindibles a los republicanos

Aleccionado por su experiencia como portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Joan Puigcercós, secretario general del partido, advirtió ayer a sus electores de que si no hay un resultado contundente a su favor que los haga imprescindibles para formar mayoría", puede muy bien suceder que "el Gobierno de Cataluña se decida en Madrid".

En un mitin celebrado en Granollers (Vallès Oriental), Puigcercós aseguró que "si el Gobierno de Cataluña se decide en La Moncloa o en Doñana, Esquerra quedará fuera de él". Con la alusión a Doñana se refería a las conversaciones del líder de CiU, Artur Mas, con la cúpula del PP en 2002, sacadas a la luz el viernes por el candidato del PSC, José Montilla.

Más información
Zapatero y Rajoy se implicarán más de lo previsto en la recta final de la campaña

Puigcercós dio por sentado que el PSOE no quiere a los independentistas como aliados. Y CiU tampoco. Pero sostuvo que "si el Gobierno se decide en Cataluña, como debe ser, ERC estará en él". Aunque no precisó con quién.

Después de llenar el sábado el nuevo auditorio de Girona, Esquerra reunió ayer a mediodía a cerca de 500 personas en la plaza de los Porxos de Granollers, bajo un sol fuerte pero soportable y entre el amable ambiente dominical. Las cifras de asistencia a los mítines de ERC se han convertido en un dato de interés porque los republicanos perciben con claridad que se dirigen a un electorado desanimado, cansado por la tensión a que le sometió la todavía reciente batalla del Estatuto. Con la excepción de Girona, las asistencias logradas hasta ahora rondan el 60% de las anteriores autonómicas.

Puigcercós lo dijo con la llaneza que le caracteriza: "El país está cansado porque ha habido una gran campaña contra Cataluña a propósito del Estatuto". Ésta es la razón por la que el esfuerzo de ERC se orienta a recuperar las propias fuerzas, no a ampliarlas. Esta campaña no es, como fue la de 2003, un momento de expansión política y crecimiento electoral, sino un ejercicio de consolidación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Prueba de ello es que los dirigentes de Esquerra no se sorpreden cuando algunos sondeos preelectorales les auguran un retroceso de tres escaños, como el publicado ayer por EL PAÍS, ni los consideran un desastre.

Esquerra lucha para evitar la abstención de sus electores, sobre todo del sector que no siguió su campaña por el no al Estatuto. A éstos se les lanza un guiño muy claro, repetido ayer por Puigcercós. "Una vez que el Estatuto ha sido aprobado por el pueblo catalán, Esquerra lo haye suyo y se convierte en la defensora de su aplicación".

Puigcercós sostuvo que las inversiones del Estado en Cataluña previstas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para 2007 son "el primer incumplimiento" del Estatuto por el PSOE. Y por CiU, al aceptar la rebaja.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS