Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión de Enciclopèdia fuerza la salida de Ernest Folch del Grup 62

Un miembro de cada editorial integrará la dirección literaria

El flamante transatlántico editorial Grup 62, que hace sólo dos meses botaron Edicions 62, Enciclopèdia Catalana y Planeta, sufrió ayer su primera vía de agua tras el anuncio del director editorial de Edicions 62, Ernest Folch, de rechazar la dirección literaria y dejar el proyecto. La oposición de Enciclopèdia a la coordinación de Folch es el detonante de una crisis que podría cerrarse con una dirección tripartita.

El choque entre dos modelos de gestión editorial está en la base de las diferencias entre dos de los nuevos socios, Enciclopèdia Catalana, con un funcionamiento influido por su naturaleza de fundación cultural y su marcada trayectoria catalanista, y Edicions 62, con una trayectoria más comercial, acentuada tras la crisis económica superada hace apenas un año.

Albert Pèlach, director general de Enciclopèdia, ya manifestó la semana pasada en el marco de la Feria del Libro de Francfort su disconformidad con la posible designación de una dirección editorial única para todos los sellos en manos de Folch, máximo representante de su principal competidor hasta hace apenas dos meses. Pèlach, que ayer declinó hacer cualquier comentario a este diario, apostó por "una dirección editorial colegiada", con representantes de cada una de las empresas, para pilotar el ámbito literario.

La respuesta inmediata, en el mismo escenario de Francfort, la encabezó el director de la división de librerías de Planeta, Jesús Badenes, quien afirmó que Folch era "uno de los grandes efectivos" de la nueva operación. El pasado sábado, en el marco de la presentación de los Premios Planeta, fue el propio José Manuel Lara, presidente de Grupo Planeta, quien terció significativamente al tachar las declaraciones de Pèlach de "poco profesionales". Lara, que desde el pasado día 9 conocía la decisión de Folch, apostó desde el primer momento por el joven editor, al que incluso llegó a plantear la dirección general adjunta del nuevo grupo, dirigido por Xavier Mallafré. Lara intentó hasta el pasado martes, sin éxito, retener a Folch, que consideraba la situación ingobernable. El temor a que una decisión más drástica en favor de éste pudiera leerse en clave de desgaste de la parte más catalanista del proyecto habría frenado una actitud más firme del presidente de Planeta, en una fusión marcada ya desde sus inicios por indicaciones políticas para mantener al máximo la catalanidad de la operación.

Si bien ni en Planeta ni en Edicions 62 quisieron ayer comentar la decisión de Folch, la solución a la crisis podría pasar, según las fuentes consultadas, por una dirección tripartita, conformada por un representante de cada editorial. Entre los nombres que se barajan están los de Xavier Folch (padre de Ernest y responsable de Grup 62), Miquel Alzueta (editor de Columna, sello integrado en Planeta) y Jesús Giralt (director editorial de Enciclopedia Catalana).

Folch, de 34 años y considerado uno de los valores de la actual edición catalana, abandonará Edicions 62 a finales de octubre, tras casi tres años al frente de la dirección editorial del Grup 62, adonde llegó en 1997 como director de uno de sus sellos, Empúries. Folch anunciaba en la misma escueta nota en la que hizo pública ayer su renuncia, su incorporación, al parecer el 15 de noviembre, a Ara Llibres, editorial que creó en 2002 y de la que posee aún el 50% de las acciones. Ara Llibres es hoy el sello editorial del Grup Cultura 03, que, entre otros servicios editoriales, publica cuatro revistas en catalán (Sàpiens, Nat, Altaïr y Descobrir Catalunya) con una venta global de 100.000 ejemplares. El grupo invertirá un millón de euros en 2007 sólo en la editorial, así como 4,5 millones más en el asentamiento de una edición catalana para Barcelona de la revista de ocio Time Out, prevista para la próxima primavera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de octubre de 2006