Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush y el Príncipe, en el Despacho Oval

"Salude de mi parte a su majestad el Rey y a su madre, que yo saludaré a mi padre y a mi majestad mi madre", dijo el presidente

El príncipe de Asturias fue uno de los invitados especiales del acto de celebración del mes de la herencia hispana que tuvo lugar ayer en la Casa Blanca, presidido por George W. Bush, y que contó con la asistencia de diversos dirigentes y representantes de la comunidad latina.

Por deseo expreso del presidente estadounidense, don Felipe de Borbón se reunió con él en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Durante la ceremonia, Bush quiso evocar la estrecha relación que tanto él como su padre, el ex presidente George H.W. Bush, tienen con la familia real española, y le dijo públicamente al Príncipe: "Salude de mi parte a su majestad el Rey y a su madre, que yo saludaré a mi padre y a mi majestad mi madre".

El presidente George W. Bush destacó después la importancia de la presencia de los hispanos en Estados Unidos, celebró la diversidad de la sociedad -"con los extranjeros, América es un país mejor", señaló- y resaltó también la aportación que tienen los latinos en las Fuerzas Armadas y su papel en Irak. Durante la ceremonia cantó Ana Cristina, una joven cubanoamericana de 21 años nacida en Miami.

El acto celebrado en la Casa Blanca puso punto final a una visita de don Felipe a Washington marcada por el afianzamiento de sus relaciones personales con los líderes hispanos de Estados Unidos y del papel de España en esa comunidad, que es ya la primera minoría del país, con 44 millones de ciudadanos.

Antes del acto de la Casa Blanca, don Felipe inauguró la II Convención de Líderes Hispanos, una asociación patrocinada por el Gobierno español y por organismos como la Fundación Carolina y la Ortega y Gasset, y "la única organización hispana dedicada exclusivamente al fomento de las relaciones entre vuestra comunidad y España", en palabras de don Felipe, que dijo a los reunidos que "España no puede ser indiferente al porvenir de los hispanos en Estados Unidos, y evidentemente no lo es".

El mundo hispano, añadió el Príncipe, "cuenta con un cemento que le une e identifica: una herencia cultural poderosísima" que "tiene mucho que decir al mundo y mucho que aportar".

Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, lugar donde se celebró el acto, agradeció a los asistentes "llevar en alto el nombre de Hispanoamérica y sus raíces".

Estrella Escobar, la presidenta de la Asociación de Líderes Hispanos, dijo que uno de cada dos norteamericanos que nacen es hispano, y que en el año 2050 los hispanos serán la cuarta parte de la población total de Estados Unidos. "Una de nuestras características es el orgullo por nuestras raíces y por la lengua, la segunda más usada en el mundo y la primera para más de 400 millones de personas".

La tejana Estrella Escobar concluyó sus palabras diciendo: "Usted, alteza, no será sólo rey de España, sino de una comunidad hispanoamericana que tiene muchas más cosas que la unen que las que la separan. ¡Cuente con nosotros!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 2006