Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Tailandia capea el temporal

La crisis política rebaja las expectativas de crecimiento al 2,4%

El reciente golpe de Estado no ha afectado su credibilidad de la economía tailandesa ante los mercados internacionales. A pesar de que se han recortado las previsiones de crecimiento para el segundo semestre, hasta el 2,4%, no se ven efectos negativos en las instituciones. La clave está en las medidas de la nueva Administración para dinamizar el PIB y controlar el mercado financiero.

La moneda local, el bath, no ha presentado mayores variaciones durante estos días, confirmando la confianza en las instituciones tailandesas

Las principales agencias internacionales de riesgo apenas han variado su opinión financiera sobre el país a pesar del reciente golpe militar

Los mercados internacionales no han castigado la economía tailandesa, casi dos semanas después del golpe de Estado que derrocó al primer ministro Thaksin Shinawatra. Las principales agencias de clasificación de riesgo apenas han variado su opinión financiera sobre el país, mientras que Estados Unidos, el segundo socio comercial de Tailandia después de Japón, ratificó su intención de seguir negociando un tratado bilateral, si es que el país vuelve a la senda de la democracia.

La agencia Moody's reafirmó las calificaciones de Tailandia, señalando que las posiciones de pagos financieros y externos del país deberían soportar cualquier impacto adverso causado por el golpe. Mientras, Standard & Poor's y Fitch Ratings han colocado las calificaciones de Tailandia en observación para una posible rebaja. Con ello, los mercados entregan su confianza en la segunda economía del sureste asiático con 180.000 millones de dólares.

Reformas pendientes

Los analistas locales incluso advierten efectos positivos en el largo plazo. Un nuevo Gobierno podría impulsar reformas pendientes y devolver la confianza a los inversores y consumidores, después de los dos últimos cursos de turbulencia política. No obstante, analistas como New Star Asset Management indican que la llegada de una administración interina lo antes posible es clave para la pronta recuperación del país. De momento, Morgan Stanley ha recortado las expectativas de crecimiento del PIB para el segundo semestre, hasta un 2,4%, después de crecer un 5,5% hasta junio.

Del mismo modo, las previsiones de Citigroup para 2007 han caído hasta un 2,9%, y las del Banco de Desarrollo Asiático ha situado el PIB de este año en un 4,2%, el crecimiento más bajo desde 2001 cuando la economía se elevó un 2,2%. Con todo, después de la disolución del Parlamento en abril, la economía creció un 4,9% en el segundo trimestre, con una inusual alza del 16% en las exportaciones. Esto demuestra la solidez de las instituciones económicas tailandesas, a pesar de los efectos del tsunami de 2004.

En cualquier caso, la principal preocupación de los analistas es el mercado financiero. Sólo dos días después del golpe, la Bolsa de Bangkok perdió un 4,2%, porcentaje que ha comenzado a recuperar lentamente durante esta semana. La moneda local, el baht, no ha presentado mayores variaciones durante estos días, confirmando las previsiones de los analistas sobre la tranquilidad del sector financiero y de la confianza en las instituciones del país.

Mejorar la confianza

El último informe de Goldman Sachs sobre los mercados asiáticos es claro sobre las medidas que debería tomar la autoridad monetaria. La agencia señala que no se deberían recortar las tasas de interés, a pesar de las presiones para reducir los tipos y mejorar la confianza del mercado doméstico. Cualquier modificación podría perjudicar la recuperación de la moneda local, mientras que la inmovilidad se justificaría en las positivas perspectivas económicas a mediano plazo.

De momento, el sector que más se resentiría sería el turismo. Estimaciones no oficiales señalan que la llegada de turistas podría caer un 30% y que las inversiones en el área podrían resentirse hasta las próximas elecciones. El sector servicios representa el 46% del PIB y da empleo a más de la mitad de la población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2006